Saltar al menú principal
Saltar al contenido
  • I+d+i y Agenda Digital
  • 17/10/2013

Una mejor protección para los consumidores europeos a la hora de descargar juegos, música, vídeos y libros electrónicos

Gracias a la acción conjunta de los Estados miembros de la Unión Europea y la Comisión Europea, 116 sitios web que venden juegos digitales, libros electrónicos, vídeos y música se han adaptado a la legislación de la UE sobre consumidores

 

Neven Mimica, Comisario Europeo de Política de Consumidores, ha declarado lo siguiente: «Para mí es prioritario hacer valer los derechos de los consumidores, especialmente en el entorno digital en rápida evolución en el que vivimos. Me alegro de que este barrido se haya dirigido a algunas de las cuestiones más importantes relacionadas con las descargas de contenidos digitales. Hace un año, más del 50 % de los sitios web no cumplían las normas, lo cual es inaceptable. Esta cifra ha bajado ahora al 20 %, y se espera mejorar los resultados. Esto supone haber avanzado mucho, pero no quiere decir que no vaya a seguir luchando por mejorar la situación.»

Se ha podido mejorar la protección del consumidor gracias a lo que se llama un «barrido», un control sistemático de sitios web en toda la UE para detectar infracciones de la legislación de protección de los consumidores y hacerla cumplir. El control de los sitios web que venden contenidos digitales tuvo lugar en el verano de 2012. Las autoridades nacionales inspeccionaron un total de 330 sitios web, que constituyen una gran parte del mercado. En la investigación detallada que realizaron las autoridades nacionales, se constató que un total de 172 sitios web incumplían la legislación de la UE sobre consumidores. Las autoridades se pusieron en contacto con las empresas afectadas para que estos sitios respeten las normas correspondientes. Hasta la fecha, se han rectificado 116 sitios web, 49 sitios están sujetos a diligencias posteriores, en 5 casos las infracciones eran de escasa importancia y, por tanto, no va a emprenderse ninguna acción contra ellos, y 2 sitios web han dejado de existir. Como consecuencia de esta intervención de las autoridades responsables en los Estados miembros de la UE, el 80 % de los 330 sitios web inspeccionados se ajustan ahora a las normas europeas.

¿Qué es lo que se ha controlado exactamente?

Se han inspeccionado los sitios web para, por un lado, determinar si se encontraba fácilmente la información sobre las características principales de los productos, que no estuviera escrita en «letra pequeña», y si los sitios ofrecían direcciones de correo electrónico de contacto a las que los consumidores pudieran dirigir preguntas o reclamaciones y, por otro, para verificar si las condiciones generales de los sitios eran correctas. Los principales problemas que se detectaron son los siguientes:

cláusulas contractuales abusivas que privan a los consumidores del derecho a emprender acciones judiciales contra la empresa o les deniegan el derecho de indemnización si los productos no funcionan adecuadamente;

informaciones poco claras sobre el derecho de retractación: debido a la peculiaridad de las descargas digitales, los comerciantes deben informar a los consumidores antes de la compra de que no podrán cancelar una descarga una vez que esta haya comenzado; el 42 % de los sitios inspeccionados incumplían esta obligación;
la falta de información obligatoria sobre la identidad del comerciante, especialmente la ausencia de una dirección de correo electrónico, priva a los consumidores de un canal de contacto efectivo con la empresa.

Además del barrido, la Comisión Europea encargó un estudio complementario que puso de manifiesto que no se facilitaba o se ofrecía solo de forma limitada, información sobre restricciones geográficas que puedan aplicarse al sitio. Esta información es esencial para los consumidores que viajan a otros países de la UE, que normalmente esperan tener acceso a sus contenidos digitales y poder utilizarlos sin obstáculos en todo el mercado único.

Este estudio también reveló que algunos juegos que se comercializaban como «gratuitos» a menudo requerían el pago de algún importe en una fase posterior, sin que ello se explicara claramente por adelantado. Tales prácticas están dirigidas, con frecuencia, a los niños, las personas más vulnerables entre los grupos de consumidores, y han llevado a situaciones en las que los padres se han encontrado con facturas exorbitantes al permitir jugar a sus hijos con sus dispositivos móviles.

Próximos pasos

Las diligencias administrativas o judiciales nacionales continúan en el caso de los 49 sitios web que siguen incumpliendo las normas. La cuestión específica de las compras durante el juego también se está estudiando para garantizar una mejor información de los consumidores y evitar unos gastos desproporcionados e inesperados como consecuencia de compras efectuadas durante el juego por los niños.

Antecedentes

Un «barrido» es un control sistemático de sitios web en toda la UE a fin de detectar infracciones de la legislación de protección de los consumidores y hacerla cumplir. La Comisión Europea coordina el barrido, que llevan a cabo simultáneamente las autoridades nacionales competentes. El barrido de contenidos digitales tuvo lugar en 26 Estados miembros de la UE, Noruega e Islandia en junio de 2012. Es el sexto barrido desde 2007.

Un número creciente de ciudadanos europeos compran contenidos digitales: en los últimos 12 meses, una media del 79 % y del 60 % de los consumidores europeos han utilizado servicios de música en línea y de juegos en línea, respectivamente. Según fuentes de la industria, el valor de las descargas de música en la UE ascendió a 677 millones EUR en 2010, y se calcula que los consumidores del Reino Unido, Alemania, Francia, Italia, España, Países Bajos y Bélgica gastaron 16 500 millones EUR en juegos en línea en 2011. Los juegos para niños y anunciados como gratuitos representan una parte cada vez mayor del mercado de los juegos de la UE (el 50 % de todos los juegos en los últimos 12 meses).

Compartir

  • Twitter
  • Facebook
  • LinkedIn