Saltar al menú principal
Saltar al contenido
  • Agricultura y pesca
  • 02/11/2015

Una cadena alimentaria más segura y sostenible gracias a RESFOOD

El proyecto RESFOOD presentó recientemente su gama de productos innovadores —desde métodos de biodetección de bacterias a técnicas de extracción mejorada a partir de subproductos alimentarios— con los que se espera aumentar la eficacia y cerrar los ciclos de agua, energía y materiales en la cadena alimentaria europea

 

En RESFOOD, coordinado por TNO (Países Bajos), se creó una impresionante gama de métodos y técnicas destinadas al cultivo de alimentos, el procesamiento de productos frescos y la valorización de residuos que mejorará las expectativas del sector alimentario europeo a corto plazo. Las tecnologías, prácticas y estrategias de RESFOOD listas para su comercialización se presentaron en el congreso de clausura del proyecto celebrado recientemente en Bruselas y comprenden desde técnicas punteras de caracterización microbiana del agua a la creación de dos plantas piloto de vegetales recién cortados en las que se trata y reutiliza el agua.

Cerrar el ciclo del agua en la horticultura y la transformación de alimentos

En la Unión Europea, cerca del 44 % del agua extraída va a parar a la agricultura. Los responsables del proyecto RESFOOD crearon tecnologías informáticas para reducir este porcentaje. Estas tecnologías, ensayadas en el sur de España y presentadas en el congreso de clausura, lograrán reducir en un 40 % la cantidad de agua utilizada por tonelada de producto en sistemas de tierra sin que se resienta la producción. En Vezet, uno de los mayores productores de vegetales recién cortados de los Países Bajos, el equipo de RESFOOD mostró que es posible reciclar el 50 % del agua de lavado —tras tu tratamiento mediante ultrafiltración y desinfección ultravioleta— sin modificar la calidad del producto. Esta tecnología se ensayó a escala real en una cadena de producción con distintos tipos de vegetales.

Una lavadora de alimentos recién cortados eficiente en el uso del agua

Una de las tecnologías presentadas en el congreso fue una lavadora de alimentos recién cortados eficiente en el uso del agua de cuyo desarrollo se encargó el socio del proyecto Kronen (Alemania) y que se basa en estrategias de descontaminación creadas por CNTA (España). El equipo de Kronen se enfrentó a la tarea de producir una lavadora mecánica que priorizase la seguridad alimentaria y el ahorro de agua y energía mediante la investigación y el desarrollo de un prototipo de lavadora eficiente ya ensayada en VEGA MAYOR SL, una empresa procesadora de alimentos recién cortados en España. La demostración ofreció resultados prometedores al reducir el consumo de agua de 1,8 litros por kilogramo a 1,3 litros por kilogramo. Eric Lefebvre de Kronen señaló temas idóneos para futuras investigaciones destinadas a optimizar el prototipo: «Ahora queremos utilizar los resultados de esta innovación para ahorrar energía en lavadoras más pequeñas. Confiamos en reducir el consumo de agua extrayendo el agua de la cinta transportadora y devolviéndola a la máquina. También queremos realizar ensayos con otros productos como brotes tiernos y espinaca».

Métodos ópticos de biodetección para vigilar con rapidez la concentración de bacterias

La seguridad de los alimentos y el agua ha sido una de las prioridades del socio de RESFOOD Technion (Israel). La profesora Ester Segal de Technion presentó en el congreso el nuevo sistema óptico de biodetección para detectar en el momento y con rapidez la presencia de bacterias en el agua. El sistema prototipo se ha demostrado sólido y eficaz en las dos rondas de pruebas piloto. Los resultados de la segunda demostración se están procesando y analizando con la intención de optimizar aún más el rendimiento de los biosensores. El equipo de la profesora Segal ya ha recibido ofertas de distintas industrias interesadas en usar las tecnologías desarrolladas.

IS-Pro para realizar una caracterización microbiana del agua

Microbiome, otro socio de RESFOOD en los Países Bajos, desarrolló el kit IS-Pro para estudiar también el contenido bacteriano del agua. Durante los tres años de duración del proyecto el equipo perfeccionó un proceso denominado caracterización IS, técnica que se sirve de diferencias en el ADN analizado por reacción en cadena de la polimerasa (PCR) para detectar toda bacteria. En una ponencia del congreso, Martine Bos de Microbiome señaló que el equipo trabaja en la actualidad en la obtención de la certificación necesaria para comercializar en 2016 el kit y el dispositivo portátil de filtrado de agua también desarrollado durante el proyecto.

RESFOOD también generó otros resultados como un sistema de gestión del riego optimizado, mejoró tecnologías para reutilizar agua y recuperar nutrientes y desarrolló técnicas de extracción de materiales valiosos a partir de subproductos de la alimentación más respetuosas con el medio ambiente. Los ensayos en entornos reales han sido una moneda común en RESFOOD y han servido para evaluar las posibles aplicaciones de los resultados del proyecto en la industria alimentaria europea.

 

Fuente: CORDIS

Compartir

  • Twitter
  • Facebook
  • LinkedIn