Saltar al menú principal
Saltar al contenido
  • Política
  • 23/04/2018

Un uso más sencillo de los fondos de la UE: el Consejo confirma el acuerdo con el Parlamento

​El conjunto de medidas actual forma parte de una labor a más largo plazo para simplificar la ejecución del presupuesto de la UE garantizando al mismo tiempo que los fondos de la Unión Europea se sigan gestionando con prudencia

 

La UE simplifica las normas para la utilización de fondos de su presupuesto. El 19 de abril de 2018, el Comité de Representantes Permanentes del Consejo (Coreper) ha refrendado un acuerdo alcanzado con el Parlamento Europeo sobre el denominado Reglamento Ómnibus relativo a las normas financieras de la UE. El Reglamento modificará el Reglamento Financiero actual, que establece un marco general para la gestión del presupuesto, así como una serie de actos que regulan los programas plurianuales de la UE en ámbitos específicos, entre ellos la política de cohesión.

Habrá unas normas más simples para la utilización de los distintos tipos de fondos, tanto si están gestionados directamente por la Comisión o indirectamente por distintas organizaciones y organismos, como conjuntamente con las autoridades nacionales.

"El principal factor de esta reforma ha sido nuestro deseo de facilitar la vida a aquellos que se benefician de los fondos de la UE o los gestionan. En los últimos años, esta ha sido una clara demanda a los legisladores de la UE. Pero también pueden esperarse otros beneficios. Esperamos una ejecución más rápida, con un coste menor, un mayor impacto de las políticas sobre el terreno y un acceso más fácil para los pequeños beneficiarios." Marinela Petrova, viceministra de Hacienda de Bulgaria.

Un reembolso de los gastos más sencillo

Las nuevas normas permitirán ampliar la posibilidad de basar los pagos de la UE en la consecución de resultados o en métodos predefinidos, en lugar de rastrear cada euro gastado. Cuando no se disponga de datos estadísticos o históricos, podrá recurrirse al dictamen de expertos para evaluar los costes.

De este modo se reducirá la burocracia tanto para los beneficiarios como para las autoridades, que podrán centrarse en los logros políticos en lugar de recabar y comprobar los documentos financieros. Se reducirá asimismo el riesgo de error, y también será más fácil para los pequeños beneficiarios con recursos limitados acceder a la financiación de la UE.

Las pequeñas organizaciones también aprovecharán el hecho de que el trabajo voluntario se reconozca como parte de su contribución al requisito de cofinanciación.

Controles y evaluaciones únicos

Para evitar que se multipliquen los controles de una misma actividad o entidad, la Comisión podrá recurrir en mayor medida a las auditorías y evaluaciones realizadas por sus socios internacionales y por los Estados miembros.

Las nuevas normas también establecen claramente que la Comisión no puede solicitar la misma información dos veces.

Estas medidas contribuirán a reducir aún más la burocracia y permitirán que los beneficiarios, como las ONG que reciben fondos de varios donantes, se centren en su trabajo sobre el terreno.

Unas normas más sencillas para combinar las fuentes de financiación

Algunas de las modificaciones pretenden facilitar el uso de distintos programas e instrumentos para la financiación de proyectos aplicando, cuando es posible, un único conjunto de normas.

Por ejemplo, con la denominada «financiación mixta» será más fácil combinar la financiación con cargo a los Fondos Estructurales de la UE con instrumentos financieros y con el Fondo Europeo para Inversiones Estratégicas. También será posible combinar las subvenciones y los instrumentos financieros en el marco del Mecanismo «Conectar Europa» para financiar proyectos de los sectores del transporte, la energía y las tecnologías de la información y la comunicación.

De este modo se fomentará el uso de una variada combinación de contribuciones procedentes de los presupuestos nacionales y de inversores privados, a fin de sacar el máximo partido de los recursos de la UE.

Código normativo único

Las normas financieras de la UE también se reorganizan para hacerlas más concisas y legibles.

El Reglamento Financiero y las disposiciones más importantes de sus normas de desarrollo se han fusionado en el denominado «código normativo único». Además, se hace hincapié en los puntos comunes de los distintos modos de gestión y tipos de ejecución del presupuesto consolidando las normas respectivas, que se han distribuido en el Reglamento Financiero actual en capítulos específicos.

Otras modificaciones

Por último, algunas de las modificaciones pretenden lograr objetivos más específicos.

Con las nuevas normas será más fácil utilizar los Fondos Estructurales de la UE para la integración de migrantes y refugiados. También se refuerza la lucha contra la elusión fiscal y las sociedades ficticias.

Se ha creado un marco más general para el uso de los instrumentos financieros y las garantías presupuestarias para impulsar la inversión.

Con el fin de garantizar que el presupuesto de la UE se centre más en los resultados, se ha reforzado asimismo la medición de la rentabilidad de los proyectos financiados por la UE.

Siguientes etapas

Ahora está previsto que el Parlamento apruebe el Reglamento en primera lectura. A continuación, se remitirá al Consejo para su adopción definitiva.

Se espera que entre en vigor en julio de 2018 y que se aplique, en su mayor parte, de inmediato. Se concede algo más de tiempo a las instituciones de la UE para que se adapten a las nuevas normas en lo que se refiere a los gastos administrativos. Aplicarán las nuevas normas a partir del 1 de enero de 2019.

Antecedentes

La Comisión presentó la propuesta de Reglamento Ómnibus en septiembre de 2016. En noviembre de 2017 se separaron del Reglamento principal cuatro actos legislativos del ámbito de la agricultura para que pudieran entrar en vigor el 1 de enero de 2018. En diciembre de 2017 se alcanzó un acuerdo provisional sobre los principales aspectos del Reglamento Ómnibus. Los últimos detalles y las fechas de aplicación de las normas se convinieron con el Parlamento el 27 de marzo de 2018.

El conjunto de medidas actual forma parte de una labor a más largo plazo para simplificar la ejecución del presupuesto de la UE garantizando al mismo tiempo que los fondos de la UE se sigan gestionando con prudencia

Compartir

  • Twitter
  • Facebook
  • LinkedIn