Saltar al menú principal
Saltar al contenido
  • Cultura
  • 25/06/2012

Todos los Caminos de Santiago llevan a Europa

El Camino de Santiago como via de comunicación con Europa.

 

 

 

 

Las diversas rutas del Camino de Santiago y sus casi innumerables variantes son en realidad una red, tejida en la Alta Edad Media, que se unió como primer elemento vertebrador de Europa en torno a una cultura diversa pero con una historia compartida. Los peregrinos de hoy proceden de distintos países, pero su destino es una ciudad que forma parte de un pasado común.

En el siglo IX emprendían la senda peregrinos por razones de fe, por condena judicial o canónica, juglares y pordioseros o vagabundos y hasta, quién sabe, sabios y eruditos. Su rastro abrió paso al apogeo del Románico que se asentaría en el Camino cientos de años más tarde, en los siglos XI y XII.

En esos siglos se consolidó el estilo mientras un número creciente de caminantes se aventuraba por la ruta, jalonada de ermitas e iglesias románicas que acogían al viajero y que son desde entonces un signo tan diferencial de la senda como la misma imagen de santo a quien rezaban los penitentes

Los peregrinos de hoy siguen aquella misma ruta y, fundamentalmente, como lo hacían los caminantes medievales y los posteriores, llegan a Santiago de Compostela por el llamado "Camino francés", precisamente el que cruza la frontera pirenaica que une, más que separa, a Francia y a España.

La segunda ruta más conocida y transitada es "El Camino Norte", que entra en Galicia por Ribadeo, desde la costa, y por A Fonsagrada, desde el interior. Este fue el más transitado hasta el siglo X y era utilizado por los peregrinos procedentes del norte de Europa y de las Islas Británicas, quienes hacían la primera parte del peregrinaje por mar, siguiendo el denominado "Camino Inglés", que desembocaba en las costas de A Coruña.

Otra de las más destacadas rutas es el Camino Portugués, una vez más una vía de unión en una misma ruta de los destinos de dos países europeos. Junto a estos, otros caminos unen el Este, el centro y el sur peninsulares con el extremo oeste español, muy cerca de Finisterre, el último lugar del mundo para los europeos del pasado.

Reservas y Parques Naturales, mucho esfuerzo, amigos en distintos idiomas y una experiencia única aguardan a los peregrinos que emprenderán este verano un camino que les llega de un pasado lleno de significado histórico y les conduce, lo sepan o no, a Europa.

 

 

La publicación de esta información se enmarca dentro del acuerdo entre la Secretaría de Estado para la UE y la Comisión Europea para realizar acciones de comunicación  sobre la Unión Europea.

 

¿Hablamos de Europa?

HablamosdeEuropa

 

¿Quieres tener toda la información europea en tu móvil? Descarga las aplicaciones:

Comisión Europea (Iphone y android) 

 

 

 

 

 

Compartir

  • Twitter
  • Facebook
  • LinkedIn