Saltar al menú principal
Saltar al contenido
  • I+d+i y Agenda Digital
  • 22/04/2016

Sentinel- 1B, más ojos para proteger la Tierra

Este nuevo miembro de la familia complementará a Sentinel-1A, el primero del programa en ser colocado en órbita, y proporcionará una cobertura mucho más completa de nuestro planeta


La constelación Copernicus de la ESA va a tener un nuevo integrante el día 22, cuando el satélite Sentinel-1B sea lanzado desde el puerto espacial de Kourou (Guayana Francesa) a bordo de un cohete Soyuz. Este nuevo miembro de la familia complementará a Sentinel-1A, el primero del programa en ser colocado en órbita, y proporcionará una cobertura mucho más completa de nuestro planeta.

Los dos satélites son idénticos y destacan por incorporar un instrumento de radar de última generación, el SAR (Radar de Apertura Sintética en banda C), que mejora la resolución y el rendimiento de otros sistemas de este tipo en las misiones ERS-1, ERS-2 y Envisat. Su objetivo es obtener imágenes de la superficie de la Tierra en cualquier condición climática, y tanto de día como de noche.

Para garantizar esa cobertura completa de nuestro planeta, Sentinel-1B va a seguir la misma órbita que Sentinel -1A, pero separados por 180º. De esta forma, reducen la frecuencia de revisitado global de los doce días de Sentinel-1A a seis, ya que Sentinel-1B complementará su cobertura. Además, pueden enviar sus datos con mayor rapidez al segmento terreno de Copernicus, lo que resultará de gran utilidad en las respuestas de los servicios de emergencia en catástrofes naturales y crisis humanitarias. 

En esa transmisión más rápida y eficaz de datos, Sentinel-1B también incluye un láser para enviar información a la constelación EDRS (European Data Relay System) de satélites geoestacionarios, cuyo objetivo es formar una autopista espacial de datos en la que su envío y recepción sean continuos, sin interrupciones.

Sin embargo, Sentinel-1B tiene, como misión principal, la observación de los usos de la tierra y de los océanos para cartografiar la extensión de la cobertura de hielo marino, en general, y del Ártico, en particular, vigilar el medioambiente marino, realizar seguimiento del tráfico marítimo y monitorizar la gestión del suelo, el agua y la masa forestal del planeta.

Compartir

  • Twitter
  • Facebook
  • LinkedIn