Saltar al menú principal
Saltar al contenido
  • Agricultura y pesca
  • 14/10/2015

Seis cosas que merece la pena conocer sobre los OGM

El uso de organismos genéticamente modificados es a menudo polémico. La Unión Europea cuenta con reglas muy estrictas y complejos mecanismos de autorización para el cultivo y la importación de OGM. El sistema de etiquetado de alimentos de la UE obliga a las compañías a indicar en los alimentos o piensos que contienen OGM.

 

Desde abril de 2015, los países pueden decidir si permiten o no el cultivo de OGM en su territorio. Sin embargo, respecto a la comercialización, los diputados de la comisión de Seguridad Alimentaria del Parlamento han optado hoy por una solución distinta. Lea la información detallada.

A continuación puede encontrar seis respuestas a seis cuestiones sobre los OGM y su situación actual en la UE.

1. ¿Qué es un OGM?

Un OGM es un organismo genéticamente modificado.

Son organismos cuyo material genético ha sido artificialmente modificado para dotarlo de alguna nueva propiedad (por ejemplo, conseguir que ciertas plantas y cultivos sean resistentes a una plaga o aumentar su productividad).

2. ¿Cuáles son los principales cultivos afectados cuando hablamos de OGM?

 El maíz, el algodón, la soja, la colza y la remolacha azucarera.

3. ¿Están los OGM autorizados en la UE?

Hay dos escenarios: el cultivo de OGM y la comercialización e importación de OGM en la UE. En ambos casos se necesita una autorización previa que se otorga caso a caso, tras exhaustivos análisis científicos sobre los riesgos que pueden entrañar.

Respecto al cultivo, sólo hay un OGM autorizado en la UE. Es el maíz MON 810, autorizado en 1998 y actualmente pendiente de renovación. En 2013 se cultivaba principalmente en España y marginalmente en otros cuatro países de la UE (Portugal, República Checa, Rumanía y Eslovaquia). Actualmente hay 8 solicitudes pendientes de decisión, incluida la renovación del maíz MON 810).

Respecto a la comercialización (sobre todo importaciones de terceros países), son 58 los organismos autorizados en la UE (variedades del maíz, algodón, soja, colza y la remolacha azucarera). Otros 58 están a la espera de autorización.

4. ¿Cómo pueden los europeos saber si están consumiendo OGM?

La mayor parte de los OGM autorizados en la UE se destinan a los piensos de los animales. Sólo algunos se utilizan directamente en los alimentos de las personas.

El sistema de etiquetado de alimentos de la UE obliga a las compañías a indicar en los alimentos o piensos que contienen OGM, cuando la presencia del organismo es al menos del 0,9% del producto. Además, las compañías pueden indicar en sus envases que el alimento o pienso no contiene OGM, si bien no están obligadas a ello.

5. ¿Quién autoriza los OGM en la UE?

 De nuevo depende si hablamos de cultivo o de comercialización.

Para el cultivo, la autorización se concede a nivel europeo, sin embargo los países tienen la última palabra. Desde abril 2015, con la nueva directiva, los países pueden decidir prohibir el cultivo de OGM en su territorio en cualquier momento (durante el proceso de autorización o una vez la autorización ha sido concedida). Además, los países pueden basar su decisión en un abanico más amplio de razones que con la directiva anterior que sólo permitía razones de salud o medioambientales.

Para la comercialización, la Comisión Europea propone utilizar el mismo sistema que para el cultivo y permitir que los países tengan la última palabra dado el caso. Sin embargo la comisión de Medio Ambiente y Seguridad de los Alimentos del Parlamento considera que en el caso de la comercialización y las importaciones, la propuesta es inviable ya que conduciría a la reinserción de los controles en las fronteras entre países pro- y anti-OGM. Esto afectaría también al mercado interior, por lo que los diputados de la comisión parlamentaria han rechazado la propuesta.

6. ¿Qué pasa con la comercialización de OGM, ahora que los diputados han rechazado la propuesta de la Comisión?

 El pleno del Parlamento ha de pronunciarse a finales de octubre sobre lo votado hoy por la comisión parlamentaria. Si el pleno también rechaza la propuesta de la Comisión, la legislación actual se mantiene en vigor. Ello significa que para autorizar la comercialización de OGM en la UE es necesario que la mayoría de los Estados Miembros se pongan de acuerdo. Si no se logran mayoría ni a favor ni en contra, que es lo que viene pasando frecuentemente, la Comisión Europea tendría la última palabra.

 

 

Fuente: EUROPARL

Compartir

  • Twitter
  • Facebook
  • LinkedIn