Saltar al menú principal
Saltar al contenido
  • Medio Ambiente y Energía
  • 22/05/2013

Se materializan planes sobre el desarrollo de redes eléctricas

El presupuesto total del proyecto ascendió a 16 millones de euros, 9 de ellos facilitados por la Unión Europea

 

Por fin se ha materializado el propósito de Europa de desarrollar redes eléctricas capaces de reducir notablemente el impacto medioambiental de esta industria y de ofrecer a los consumidores la posibilidad de regular el sistema. Parte de este logro se debe al proyecto ADDRESS (Active Distribution Network with Full Integration of Demand and Distributed Energy Resources).

Se trata de una iniciativa de cinco años de duración surgida de una convocatoria emanada del área de Energía del Séptimo Programa Marco (7PM) de la Unión Europea, concretamente bajo el tema «Desarrollo de redes energéticas con distribución interactiva». La finalidad de dicha convocatoria será la de integrar mejor las energías renovables y la generación distribuida dentro de las redes de distribución y, al mismo tiempo, aprovechar plenamente la flexibilidad de la demanda por parte de los clientes por medio de señales económicas adecuadas tales como fijación de precios en tiempo real.

El proyecto ADDRESS ha abordado el tema de las redes eléctricas del futuro con el propósito de hacerlas más flexibles, accesibles, viables y económicas, conforme a la visión de futuro descrita en la plataforma tecnológica europea SmartGrids. De manera acorde, sus integrantes han desarrollado soluciones técnicas en las instalaciones de consumidores y al nivel del sistema de potencia, permitiendo a los consumidores comerciales pequeños y a los domésticos participar en programas de demanda activa (Active Demand). De ese modo, los consumidores son capaces de modificar su propia demanda de electricidad a solicitud de un agregador, ofreciéndose incentivos económicos, a fin de prestar servicios en los mercados energéticos y a las entidades involucradas en el sistema de electricidad.

El equipo responsable del proyecto ADDRESS considera que la demanda activa constituye una forma de solucionar las restricciones y de sustentar el desarrollo de recursos de energía renovable mediante la flexibilidad que puede ofrecer y, así, proporcionar también ventajas económicas a los consumidores.

Ya se ha desarrollado un marco comercial y técnico exhaustivo orientado hacia la demanda activa y se ha completado un estudio en fase piloto en Italia, mientras que en Francia y España están en curso otros estudios. Con estos fines se ha instalado el sistema de ADDRESS en hogares, centros de control de media tensión y en la red. En los hogares se han instalado electrodomésticos inteligentes, enchufes inteligentes que controlan los electrodomésticos tradicionales y una consola de gestión energética que recibe señales del agregador y gestiona de modo acorde dichos electrodomésticos.

El consorcio de ADDRESS, formado por veinticinco socios de once países europeos, ha seleccionado los emplazamientos de pruebas en atención a sus distintos climas, por ejemplo, una zona calurosa de España y otra zona fría de Francia, presentando por tanto equipos y patrones de uso diferentes. Se espera que las diferentes topologías de la red y grados de aceptación permitan validar el concepto en su conjunto.

Marina Lombardi, ayudante del coordinador del proyecto en Enel Distribuzione, declaró: «Los ensayos en Italia ya han concluído y actualmente estamos probando el sistema en cerca de trescientas viviendas en España y en cerca de una treintena más en Francia. Los propietarios de las viviendas consienten en probar el sistema para nosotros animados por incentivos: en España, ahorrarse un 20 % en su recibo de la luz, y en Francia, una gratificación de 50 euros al inscribirse y otros 0,50 euros por cada solicitud de demanda activa (en forma de cheques regalo)».

El equipo instalado en las viviendas permite a los propietarios recibir señales del agregador y hacer que la consola de gestión de la energía ajuste su demanda de manera acorde.

El estudio piloto se evalúa de la siguiente manera: «Nos basaremos en cuestionarios, entrevistas personales y diarios con el fin de valorar la experiencia de nuestros consumidores y cómo han adaptado su vida a este nuevo sistema».

El presupuesto total del proyecto ascendió a 16 millones de euros, 9 de ellos facilitados por la UE.

Los resultados del proyecto se presentarán en el taller internacional de clausura, que tendrá lugar el 23 de mayo en el Enel Auditorium en Roma (Italia).

 

Compartir

  • Twitter
  • Facebook
  • LinkedIn