Saltar al menú principal
Saltar al contenido
  • Política Social
  • 19/11/2014

Respuesta de la Unión Europea a la emergencia del Ébola

El 24 de octubre de 2014, el Consejo Europeo nombró a Christos Stylianides, Comisario de la UE responsable de ayuda humanitaria y gestión de crisis, coordinador para el Ébola de la UE

 

África Occidental se enfrenta en la actualidad a la epidemia de Ébola mayor y más compleja nunca registrada. Guinea, Liberia y Sierra Leona son los países más afectados. La enfermedad ya ha segado casi 5 000 vidas y se han producido más de 13 000 casos.

La Unión Europea ha supervisado su propagación y tomado medidas colectivas dentro de su territorio y fuera del mismo. La UE ha movilizado recursos políticos, financieros y científicos para contribuir a contener, controlar, tratar y, en última instancia, vencer al Ébola. El 24 de octubre de 2014, el Consejo Europeo nombró a Christos Stylianides, Comisario de la UE responsable de ayuda humanitaria y gestión de crisis, coordinador para el Ébola de la UE, quien, entre el 12 y el 16 de noviembre, viajó a los tres países más afectados junto con el Comisario europeo de salud Vytenis Andriukaitis.

Ayuda financiera

El importe total de la contribución financiera de la UE para luchar contra la epidemia es de más de 1 000 millones de euros. Ello incluye la financiación de los Estados miembros y de la Comisión Europea.

La Comisión ha otorgado 373 millones de euros para luchar contra la enfermedad, que se destinan tanto a medidas de emergencia como a un apoyo a más largo plazo.

Estos fondos contribuyen a la vigilancia epidémica, al diagnóstico, tratamiento y a suministro de material médico, permiten el despliegue de personal médico y de enfermería y la formación de los trabajadores sanitarios y sirven para concienciar acerca de la enfermedad entre la población y promover enterramientos seguros.

Además de las asociaciones de desarrollo de la UE y bilaterales existentes, la Comisión aporta también unos 145 millones de euros en asistencia al desarrollo y rápida recuperación. Los objetivos son reforzar la capacidad de los gobiernos para prestar servicios públicos vitales y asistencia sanitaria primordial y mantener la estabilidad macroeconómica. Estos fondos también se utilizan para reforzar la seguridad alimentaria y suministrar agua y saneamiento. A través de la asistencia al desarrollo se financian asimismo laboratorios móviles para la detección del virus y la formación de los trabajadores sanitarios. Por otra parte, la UE apoya la misión médica de la Unión Africana en África Occidental.

Para reducir el riesgo de propagación del virus del Ébola, se ha asignado también financiación de la UE a los países vecinos de la región afectada, donde apoyamos la detección temprana y la concienciación.

Suministros de urgencia y conocimientos técnicos

La UE también ha enviado suministros de emergencia y expertos. El Mecanismo de Protección Civil de la Unión facilita la entrega coordinada de apoyo material por parte de los Estados miembros, por medio del Centro Europeo de Coordinación de la Respuesta a Emergencias (CECRE).

Los Estados miembros de la UE han proporcionado laboratorios móviles, centros de tratamiento, ambulancias y hospitales de campaña. La UE ha organizado apoyo logístico, incluidas múltiples operaciones de transporte aéreo y apoya el despliegue de buques de la armada para el transporte de los suministros de emergencia proporcionados por los Estados miembros, tales como ayuda alimentaria, botiquines médicos, mantas limpias y cloro de saneamiento. Se han desplegado en los tres países más afectados expertos humanitarios de la UE, en particular expertos en enfermedades peligrosas.

Evacuación médica

La espina dorsal de la respuesta a la epidemia de Ébola son los trabajadores sanitarios internacionales que actúan directamente sobre el terreno. Se necesitan más trabajadores de la salud. En apoyo de su movilización, se ha establecido un sistema de evacuación médica europea para garantizar que, en caso de infección, obtendrán un tratamiento adecuado y se les transportará a hospitales en Europa. Los Estados miembros están poniendo a disposición  capacidades para ello. El sistema Medevac garantiza la evacuación en un plazo de 48 horas a un hospital equipado en Europa para los trabajadores sanitarios internacionales y otros nacionales de la UE a quienes se haya diagnosticado el virus. Las solicitudes de evacuación se reciben a través del CECRE y se evalúan por la Organización Mundial de la Salud (OMS).

Investigación

Actualmente no existe un tratamiento o vacuna específicos contra la enfermedad. El tratamiento estándar se limita a la terapia de apoyo. Con más de 160 millones de euros en fondos de la UE y un compromiso similar por parte de la industria farmacéutica, la Comisión está financiando un programa acelerado de investigación multisectorial en virtud del programa Horizonte 2020 para responder a los retos del Ébola, tales como desarrollo de vacunas, ensayos clínicos, almacenamiento y transporte, así como diagnóstico y tratamiento para hacer frente a los actuales y futuros brotes del Ébola. Los primeros proyectos, que  se espera puedan iniciarse a principios de 2015; van a evaluar la seguridad de varias vacunas potenciales y el nivel de protección que ofrecen contra la enfermedad.

Preparación

El riesgo del virus del Ébola para el público en general en la UE es muy bajo. La transmisión del virus exige un contacto directo con los fluidos corporales de un paciente sintomático. Además, la UE tiene unas normas muy estrictas de infraestructuras sanitarias y cuidados preventivos. No obstante, existe una pequeña posibilidad de personas que lleguen a la UE con potencial infección por el virus del Ébola.

Desde el comienzo de la enfermedad del Ébola, la Comisión y los Estados miembros han venido trabajando en la preparación y coordinación de la gestión de riesgos en estrecha colaboración con el Centro Europeo de Coordinación de la Respuesta a Emergencias (CECRE) y la OMS.

El Comité de Seguridad Sanitaria (CSS), que agrupa a los Estados miembros de la UE y la Comisión, se reúne periódicamente para coordinar la prevención y preparación del Ébola. Estudia la preparación de los Estados miembros y ha establecido una lista de activos del Ébola disponibles, que podrían ser compartidos, incluidos los laboratorios de alta seguridad, la capacidad hospitalaria y equipo de evacuación médica. Se ha activado el sistema de alerta precoz y respuesta para las emergencias médicas. Comité de Seguridad Sanitaria también está proporcionando información a los viajeros en todas las lenguas de la UE y estableciendo los procedimientos para los aeropuertos y las autoridades sanitarias sobre la gestión de posibles casos de Ébola.

Además, la Comisión ha puesto en marcha la «plataforma de comunicación Ébola para médicos» — una plataforma en línea que permite el intercambio rápido de información sobre el tratamiento y la prevención de la enfermedad del Ébola. La plataforma reúne a los hospitales y los médicos reconocidos como centros de referencia para el tratamiento de los pacientes del Ébola. Esta red refuerza aún más el nivel de preparación y de respuesta frente al virus del Ébola, al poner en contacto a los especialistas sanitarios para compartir los conocimientos sobre tratamiento de pacientes de Ébola.

«Cribado de salida»

La OMS ha recomendado el cribado de salida de los viajeros que partan de los países afectados con el fin de reducir el riesgo de propagación de la enfermedad. Dado que el período de incubación de la enfermedad es de 21 días, es un hecho ampliamente reconocido que tal cribado no puede ser sino parcialmente eficaz.

La Comisión, en asociación con la OMS, ha propuesto llevar a cabo una auditoría de las medidas de cribado de salida en los tres países más afectados. Su objetivo es evaluar las actuales prácticas de cribado de salida y detectar posibles lagunas. El informe de auditoría está previsto para principios de diciembre.

Asesoramiento y actividad diplomática

Desde el principio de la crisis, la UE ha venido apoyando y solicitando una firme respuesta internacional coordinada por las Naciones Unidas. La UE está en contacto permanente con los gobiernos de la región a través de sus delegaciones, así como con organizaciones regionales como la Unión Africana y la CEDEAO.

El nombramiento por el Consejo Europeo en la UE de un Coordinador de la UE para el Ébola, el Comisario Christos Stylianides, tiene por objetivo garantizar que las instituciones de la UE y los Estados miembros actúan en coordinación entre sí y con los socios internacionales. A tal efecto, se ha creado un grupo de trabajo de la UE del Ébola, que reúne a los Estados miembros, los servicios de la Comisión, el Servicio Europeo de Acción Exterior (SEAE) y representantes de las Naciones Unidas, la Cruz Roja y las ONG. El grupo de referencia se reúne una vez al día en el CECRE de la Comisión, que sirve de plataforma de coordinación de la respuesta al nivel europeo.

Compartir

  • Twitter
  • Facebook
  • LinkedIn