Saltar al menú principal
Saltar al contenido
  • I+d+i y Agenda Digital
  • 28/09/2016

Recargos móviles en el extranjero: un paso más cerca de usar el teléfono "como en casa”

La Comisión Europea presentó el 21 de septiembre su nueva propuesta para acabar con los recargos para el 15 de junio de 2017, la fecha que se acordó en la normativa aprobada el año pasado sobre el denominado “roaming” o uso del móvil en “itinerancia”

 

El Parlamento Europeo quiere asegurarse de que los recargos por el uso del móvil en el extranjero desaparecen el próximo año, como se acordó el año pasado, pese a la incertidumbre sobre cómo conseguirlo de manera justa para compañías y consumidores. La eurodiputada popular española Pilar del Castillo, responsable de negociar en nombre de la Eurocámara con la Comisión y los gobiernos nacionales, responde a las preguntas de nuestros seguidores de Facebook en este vídeo.

La Comisión Europea presentó el 21 de septiembre su nueva propuesta para acabar con los recargos para el 15 de junio de 2017, la fecha que se acordó en la normativa aprobada el año pasado sobre el denominado “roaming” o uso del móvil en “itinerancia”.

La comisión parlamentaria de Industria mantuvo un debate sobre la nueva propuesta el 26 de septiembre.

“No habrá más cargas de roaming siempre que tenga un contrato con el país en el que reside o tenga un vínculo estable con otro país”, asegura Pilar del Castillo en la entrevista, en la que recuerda que en la actualidad el coste de usar el móvil en el extranjero se añade al del uso en el territorio nacional.

Una vez que la nueva legislación entre en vigor, “dará lo mismo que esas condiciones que tienes en tu contrato las utilices en tu país o cuando sales fuera por razones profesionales o de ocio”, aclara la eurodiputada.

La Comisión no ha incluido finalmente en su propuesta un límite de 90 días al roaming, pero sí ha introducido una cláusula contra abusos de los consumidores para intentar calmar a la industria, preocupada por el impacto de esta medida.

Esta cláusula está dirigida a evitar prácticas como fingir una “itinerancia permanente” para aprovechar los precios más bajos de operadores del extranjero.

Del Castillo explica que con esta salvaguardia se quiere evitar que una persona que vive en España pueda comprar una tarjeta SIM en Letonia, sin residir en este país ni tener vínculos estables en él, con el único propósito de beneficiarse de unos precios más bajos que los del mercado español.

Este tipo de comportamientos de los usuarios distorsionaría el mercado nacional, que es precisamente lo que pretende evitar la llamada “clausula de uso razonable”.

Próximos pasos

La Comisión Europea tiene previsto adoptar formalmente su propuesta el 15 de diciembre, una vez que se haya pronunciado el Organismo Europeo de Reguladores de Telecomunicaciones (BEREC), los Estados miembros y otras partes interesadas.

Compartir

  • Twitter
  • Facebook
  • LinkedIn