Saltar al menú principal
Saltar al contenido
  • I+d+i y Agenda Digital
  • 18/10/2017

Privacidad en línea: cómo el Parlamento quiere aumentar la protección

La UE trabaja en reglas nuevas de privacidad en internet para proteger mejor a los usuarios y permitirles que controlen lo que ocurre con sus datos mientras navegan

 

Prohibir las restricciones que aplican algunas web si no se aceptan las llamadas “cookies” -la huella digital de los dispositivos electrónicos u otros métodos tecnológicos-, y fortalecer el derecho del usuario a utilizar los servicios encriptados son dos de las propuestas sobre las que se espera que se pronuncie la comisión de Libertades Civiles del Parlamento Europeo este jueves.

El objetivo es actualizar unas reglas que datan de hace más de una década para proteger la privacidad en las comunicaciones electrónicas:

- Abarcan nuevos servicios, por ejemplo de mensajería instantánea WhatsApp, VoIP (Skype) y correo electrónico basado en la web (Gmail).

- Que se apliquen las reglas no solo al contenido de las comunicaciones sino también a los metadatos (por ejemplo, ubicación, calendario, duración, tipo de comunicación).

- Fortalecer los requisitos para el uso de cookies y spam.

- Alinear las reglas con la nueva regulación general de protección de datos que se aplicará desde el 25 de mayo de 2018.

Nuestra actividad en línea genera una gran cantidad de datos (navegación, historial de búsqueda, ubicación, “me gusta”, etc.) que pueden recopilarse y procesarse para fines comerciales o por otros motivos. Las cookies, por ejemplo, son una de esas tecnologías de seguimiento.

Las normas de la UE establecen las condiciones bajo las cuales se pueden recopilar y procesar estos datos. Uno de los más importantes es el consentimiento del usuario. Por ejemplo, cada vez que visita nuevas páginas web, los usuarios deben dar su consentimiento para usar cookies.

Cookies

En algunos casos, si el usuario no acepta esas cookies que supondrán que su información es rastreada, no puede acceder a un sitio web o puede usarlo solo parcialmente con un recuadro que cubrirá parte de la pantalla. A esta práctica se la conoce como “muros de cookies”.

Los eurodiputados quieren prohibir que esto ocurra, así como facilitar el proceso para confirmar o retirar el consentimiento, por ejemplo, a nivel de la configuración del navegador, en lugar de recuadros emergentes de consentimiento.

También quieren fortalecer el derecho de los usuarios a utilizar los servicios de comunicación encriptados al no permitir que los gobiernos impongan ninguna obligación a los proveedores de dichos servicios que debiliten la seguridad y el cifrado de sus redes y servicios.

 

Fuente: Europarl

Compartir

  • Twitter
  • Facebook
  • LinkedIn