Saltar al menú principal
Saltar al contenido
  • Economía
  • 09/09/2016

Presupuesto de la UE: Cómo hacerlo más eficiente y flexible

La conferencia en la sede de la Eurocámara en Bruselas ha sido una oportunidad para que los eurodiputados y los miembros de los parlamentos nacionales expresen sus opiniones sobre esta cuestión. El resultado quedará reflejado en un informe del grupo de alto nivel

 

El presupuesto de la Unión Europea ha sido criticado durante años por depender demasiado de las contribuciones de los Estados miembros y por ser demasiado inflexible cuando surge una crisis. Eurodiputados y miembros de los parlamentos nacionales comenzaron el 7 de septiembre una conferencia de dos días centrada en las vías para financiar el presupuesto de la Unión. Muchos de los participantes coincidieron en que se necesita una reforma para lograr más transparencia y eficiencia.

El Parlamento Europeo ha establecido un grupo de alto nivel sobre recursos propios para encontrar soluciones a la financiación futura de la UE para diciembre de 2016. Este grupo está presidido por Mario Monti, excomisario europeo y ex primer ministro de Italia, y también incluye a miembros designados del Parlamento, el Consejo y representantes de los Estados miembros, y de la Comisión Europea.

La conferencia en la sede de la Eurocámara en Bruselas ha sido una oportunidad para que los eurodiputados y los miembros de los parlamentos nacionales expresen sus opiniones sobre esta cuestión. El resultado quedará reflejado en un informe del grupo de alto nivel.

Entramado de excepciones

El presupuesto multianual de la UE se ha convertido en un “entramado incomprensible de 53 excepciones”, señaló el presidente de la Alianza de los Liberales y Demócratas por Europa, Guy Verhofstad, también miembro del grupo de alto nivel, durante su intervención en la conferencia.

Según el eurodiputado belga, durante las negociaciones del presupuesto “ya no hablamos del interés de la UE, sino de cómo comprar la aceptación de los países”. “Deberíamos acabar con este juego”, añadió.

“No hay ninguna flexibilidad y esto no favorece la buena utilización del presupuesto”, dijo, por su parte, otro miembro del grupo de alto nivel, el antiguo eurodiputado Ivailo Kalfin, quien hizo referencia a las crisis surgidas desde que se acordó el marco presupuestario 2014-2020.

Avivar el escepticismo

Joachim Poβ, miembro de la comisión de Asuntos europeos del Bundestag alemán (Cámara Baja), defendió la necesidad de encontrar nuevos recursos y aseguró que se trata de una cuestión de voluntad política.

“Los problemas están ahí. Podemos hacer frente a las cuestiones ambientales, la inmigración y otros asuntos juntos o a escala nacional. Sin embargo, el enfoque nacional nos llevará a un callejón sin salida”, sostuvo.

Jörgen Andersson, miembro de la comisión de Asuntos Financieros del Parlamento sueco, subrayó que el presupuesto ha avivado el euroescepticismo. Sin embargo, su país sería escéptico si se propusiera quitar las competencias fiscales de los parlamentos nacionales. Estimular y promover el crecimiento en la UE en cambio, aumentaría de forma automática el presupuesto y beneficiaría a todo el mundo.

Búsqueda de un sistema mejor

El Parlamento Europeo ha presionado durante mucho tiempo para una reforma del sistema de financiación de la UE. El objetivo de la reforma no es aumentar el nivel de gasto de la UE, sino encontrar fuentes de ingresos diferentes a las contribuciones directas de los países miembros en función de su renta nacional bruta. Esta vía que se introdujo a finales de la década de los ochenta como financiación complementaria, se ha convertido en el 80 % del presupuesto comunitario.

Además, se han añadido una serie de correcciones, como devoluciones a algunos países de la Unión, que hacen más difícil medir la contribución total por país.

Compartir

  • Twitter
  • Facebook
  • LinkedIn