Saltar al menú principal
Saltar al contenido
  • Relaciones Exteriores
  • 11/07/2016

PE, eurodiputada Lochbihler: ¿Cómo puede la UE combatir la trata de seres humanos a través de sus relaciones exteriores?

​La eurodiputada verde alemana Barbara Lochbihler, ponente parlamentaria en la materia, pide en esta entrevista que se redoblen los esfuerzos contra el trabajo forzado, contra el blanqueo de capitales y a favor de la protección de las víctimas

 

La trata de seres humanos es una forma grave y moderna de esclavismo, un delito muy lucrativo y una de las peores violaciones posibles de los derechos humanos, denuncia una resolución aprobada la semana pasada en el pleno del Parlamento Europeo. La eurodiputada verde alemana Barbara Lochbihler, ponente parlamentaria en la materia, pide en esta entrevista que se redoblen los esfuerzos contra el trabajo forzado, contra el blanqueo de capitales y a favor de la protección de las víctimas.

Señora Lochbihler, el Parlamento Europeo presta mucha atención a la trata de seres humanos. En mayo, la Eurocámara abordó la aplicación de la legislación de la Unión Europea (UE) en vigor para combatir esta lacra. Ahora, acaba de adoptar el informe que usted ha redactado con recomendaciones sobre cómo luchar contra la trata de seres humanos mediante las relaciones exteriores de la UE.

Sí, la UE está realizando una revisión completa de su estrategia contra la trata, de manera que es el momento adecuado para dedicar más atención a la situación en las relaciones exteriores.

¿Qué medidas pueden el Parlamento Europeo y la Unión Europea aplicar en sus relaciones exteriores para combatir la trata de seres humanos?

Existen empresas en la Unión Europea que se han beneficiado de mano de obra esclava en otros países. La trata de seres humanos es uno de los negocios más rentables. Europa debe preguntar dónde va a parar el dinero.

Aunque la mayoría de los países del mundo disponga de leyes que prohíben la trata de seres humanos, estas leyes no se aplican de manera correcta o son muy superficiales. La política comercial de la UE es un buen instrumento para reclamar más medidas a los países terceros. Cuando las normas sobre derechos humanos se toman en serio en las negociaciones comerciales podemos reclamar, como se hizo con Tailandia, que se mejore la situación porque de lo contrario es imposible continuar las negociaciones comerciales.

La trata de seres humanos es un negocio muy lucrativo del que, en la actualidad, se detectan muy pocos casos. ¿Contribuiría a aumentar la detección de casos una política basada en seguir el rastro de los flujos financieros?

Está claro que si siguiéramos el rastro del dinero, podríamos averiguar quién se esconde detrás de la trata. Hay personas pero, sobre todo, redes de delincuencia organizada. Por eso debemos aumentar la capacidad de Europol y de los Estados de la UE, y garantizar que mejoren su coordinación e intercambio de información.

¿Qué retos adicionales plantea de la crisis de la migración a la estrategia contra la trata?

Es importante que Frontex o los agentes de cualquier otra agencia de fronteras en contacto con los refugiados e inmigrantes reciban una formación que les permita identificar a las víctimas de la trata de seres humanos. Hay que dejar muy claro que el tráfico ilícito de personas no es lo mismo que la trata de seres humanos.

¿Qué más puede hacer la UE para ayudar a las víctimas?

En primer lugar, debemos mejorar la prevención y aumentar la concienciación para que nadie caiga en la trampa. Tenemos además que lograr que las víctimas reciban la protección legal adecuada, que no se las amenace con enviarlas de vuelta. Así podrán facilitar pruebas en los juicios contra los traficantes. En la actualidad, apenas existen casos en los que las víctimas recurran a la justicia porque no están suficientemente protegidas

Compartir

  • Twitter
  • Facebook
  • LinkedIn