Saltar al menú principal
Saltar al contenido
  • No me paro
  • 27/12/2016

Para el año nuevo, ¿por qué no probar el voluntariado?

El Servicio Voluntario Europeo cubre parte de los gastos de viaje, alojamiento, seguro y también prevé una pequeña asignación de dinero para gastos personales

 

 

Ayudar a jóvenes desfavorecidos a través de proyectos tan diversos como enseñarles a hacer carteles, jardinería o incluso cocinar, desde 1996 el Servicio Voluntario Europeo ha acogido a unos 100.000 jóvenes voluntarios en proyectos en toda Europa y el mundo. Puedes ver el video del Parlamento Europeo, averigua más y, por qué no, haz una resolución de Año Nuevo para ofrecer tu tiempo a otros...

Casi una cuarta parte de los europeos mayores de 15 años participan en el voluntariado. Sin embargo, en su mayoría participan en actividades para las comunidades locales y sus propios países, con sólo el siete por ciento de las actividades vinculadas a otro país de la UE y el 11 por ciento a otras partes del mundo.

Con el fin de ampliar estos horizontes, la Unión Europea creó su propio proyecto de Servicio Voluntario Europeo para facilitar la cooperación entre dos o más organizaciones, una en el país donde vive el voluntario y otra en el país donde se llevará a cabo el proyecto.

Los jóvenes de entre 17 y 30 años participan en diferentes proyectos relacionados con cultura, juventud, deportes, niños, patrimonio cultural, arte, bienestar animal, medio ambiente y cooperación al desarrollo. Los proyectos duran entre dos semanas y doce meses. Una vez completado el voluntariado, el participante recibe el certificado Youthpass.

El Servicio Voluntario Europeo cubre parte de los gastos de viaje, alojamiento, seguro y también prevé una pequeña asignación de dinero para gastos personales.

Para impulsar éste y otros programas de voluntariado como el recién creado Cuerpo Europeo de Solidaridad, el Parlamento pidió a la Comisión Europea en una resolución el 27 de octubre que permita la participación de personas de todas las edades, incluidos los nacionales de terceros países, para ofrecer a los voluntarios una mejor protección jurídica y garantizar una mejor financiación para sus proyectos. 

Compartir

  • Twitter
  • Facebook
  • LinkedIn