Saltar al menú principal
Saltar al contenido
  • Economía
  • 19/11/2020

Nueva estrategia industrial de la UE: ¿a qué retos se enfrenta?

Los eurodiputados piden que la futura estrategia industrial de la UE ayude a las empresas a afrontar tanto la crisis de Covid-19 como la transición digital y la medioambiental

 

Las empresas europeas se han visto muy afectadas por la pandemia de Covid-19, hasta el punto en el que un gran número de ellas han tenido que cerrar sus negocios o reducir su personal mientras se reinventan o se adaptan a una nueva forma de trabajar teniendo en cuenta las restricciones adoptadas para frenar el virus.

En este contexto, los eurodiputados volverán a pedir a la Comisión durante el pleno de noviembre que revise su propuesta de marzo de 2020 sobre la nueva estrategia industrial. En el borrador del informe adoptado el 16 de octubre, los miembros de la comisión de Industria, Investigación y Energía exigen un cambio del enfoque de la UE sobre la política industrial para cubrir las necesidades planteadas por la pandemia: se debe ayudar a las empresas a hacer frente a la crisis, así como a afrontar las transiciones digital y medioambiental.

Previsión del PE sobre el panorama industrial de la UE

La industria representa más del 20% de la economía de la Unión Europea y emplea a unos 35 millones de personas, a los que se suman los millones de puestos de trabajo vinculados a ella en cada país y en el extranjero. La industria representa el 80% de las exportaciones de bienes. Además, la UE es uno de los principales proveedores mundiales, y destino, de inversión extranjera directa.

De acuerdo a la nueva estrategia industrial:

- Las empresas de la UE deben contribuir a los objetivos de neutralidad climática de la UE, en el marco de la hoja de ruta del Pacto Verde Europeo.

- Se debe apoyar a las empresas de la UE en la transición hacia una economía digital y neutra en carbono, sobre todo a las pequeñas y medianas empresas (pymes).

- Crear empleos de alta calidad, sin socavar la competitividad de la UE.

La estrategia debería tener una doble función, según los eurodiputados: una fase de recuperación para consolidar los puestos de trabajo, reactivar la producción y adaptarse a un período post-Covid, seguida de una etapa de reconstrucción y transformación industrial.

Descubre más sobre las principales acciones de la UE para abordar la recuperación económica.

Empoderar a las pymes para un crecimiento sostenible

Las pymes son la columna vertebral de la economía de la UE y representan más del 99% de todas las empresas europeas. La estrategia industrial debe centrarse en elloças, ya que muchas, debido a las medidas nacionales de coronavirus, han contraído deudas, reduciendo su capacidad de inversión, lo que probablemente desencadene un crecimiento lento a largo plazo.

Ayudar a la industria a recuperarse de la crisis socioeconómica

El fondo de recuperación frente a la Covid-19 forma parte de la primera fase de respuesta a la emergencia sanitaria y debe distribuirse de acuerdo con el nivel de daño sufrido, los desafíos enfrentados y la cantidad de apoyo financiero ya recibido a través de los mecanismos de ayuda nacional.

Se debe dar preferencia a las empresas y pymes orientadas a la transformación digital y medioambiental y, por tanto, a invertir en actividades medioambientalmente sostenibles.

Los eurodiputados quieren garantizar que las transiciones ecológica y digital sean justas y sociales, y que vayan seguidas de iniciativas dirigidas a capacitar a los trabajadores y a mejorar sus habilidades.

Además, demandan una nueva evaluación de impacto de los posibles costes y cargas de la transición para las empresas europeas, incluidas las pymes.

El borrador del informe de la comisión de Industria incluye que es necesario asegurar que las ayudas estatales concedidas en la fase de emergencia no provoquen distorsiones permanentes en el mercado único.

Los miembros de la comisión de Industria demandan devolver las industrias estratégicas a la UE.

Invertir en empresas más ecológicas, digitales e innovadoras

En su segunda fase, la estrategia industrial debe garantizar la competitividad, la resiliencia y la sostenibilidad a largo plazo. Entre los temas:

- Centrarse en los aspectos sociales del cambio estructural.

- Revitalizar territorios que dependen de los combustibles fósiles utilizando el Fondo de Transición Justa, que forma parte del plan de financiación climática de la UE.

- Garantizar que las subvenciones de la UE se destinen a empresas medioambientalmente sostenibles e intensificar la financiación para las empresas en proceso de descarbonización.

- Utilizar el mecanismo de regulación fronteriza del carbono para ayudar a proteger a los fabricantes de la UE, y sus puestos de trabajo, de la competencia desleal internacional.

- Tener una industria farmacéutica basada en la investigación y un plan de mitigación del riesgo de escasez de medicamentos.

- Explotar la economía circular, primando el principio de "eficiencia energética primero", el ahorro de energía y las tecnologías de energía renovable.

- Optar por el gas para alejarse de los combustibles fósiles, y el hidrógeno, como una tecnología con un gran potencial.

- Invertir en Inteligencia Artificial e implementar un mercado único digital europeo de datos, construir un mejor sistema fiscal digital y desarrollar estándares europeos sobre ciberseguridad.

- Invertir más en I+D.

Revisar las normas antimonopolio de la UE para garantizar la competitividad global.

 

Fuente: Parlamento Europeo

Compartir

  • Twitter
  • Facebook
  • LinkedIn