Saltar al menú principal
Saltar al contenido
  • Política Social
  • 10/11/2015

Microcréditos contra la pobreza

Los microcréditos pueden ayudar a personas que atraviesan situaciones duras a encontrar empleo y salir de la pobreza. Estos pequeños préstamos se asocian en general con Asia e Iberoamérica, zonas en las que estas iniciativas se pusieron en marcha hace cuarenta años; pero también se desarrollan en Europa



La Unión Europea puso en marcha en 2010 el instrumento de microfinanciación 'Progress' para facilitar la obtención de estos microcréditos.

Este martes 10 de noviembre, la comisión parlamentaria de Empleo vota un informe sobre la cuestión. Los grupos desfavorecidos en el punto de mira de esta iniciativa son, por ejemplo, los parados de larga duración, personas que tienen que recurrir a las ayudas de los servicios sociales, los habitantes de zonas rurales, los inmigrantes o las minorías étnicas.

Se trata de personas con dificultades para recurrir a los servicios financieros tradicionales. Y los microcréditos les proporcionan la posibilidad de obtener pequeños montantes que los bancos no suelen prestar, y así poner en marcha o desarrollar sus propios negocios.

En 2006, Muhammad Yunus y su Banco Grameen ganaron el Premio Nobel de la Paz por proporcionar este tipo de créditos a pobres en Bangladesh.

En Europa, el instrumento de microfinanciación Progress está financiado por el presupuesto de la Unión Europea y por el Banco Europeo de Inversiones (BEI). Su objetivo es mejorar las condiciones para facilitar este tipo de pequeños préstamos, y ponerlos a disposición de personas que de otra manera no podrían obtenerlos. La UE no financia empresas en sí mismas pero, mediante 200 millones de euros en garantías, permite que bancos e instituciones no bancarias los concedan.

El eurodiputado popular alemán Sven Schulze, ponente parlamentario en esta cuestión, aseguró que "la microfinanciación es una política social sostenible también aquí en Europa". Schulze añadió que "es importante que podamos ofrecer más ayuda aparte de los créditos como, por ejemplo, en la creación de planes de negocio o en la contabilidad". Indicó que "el instrumento funciona como un todo pero, desafortunadamente, no siempre se garantizan suficientes fondos". Y concluyó: "Se pide a la Comisión Europea, por tanto, que encuentre rápido una solución para que en el futuro Progress sea incluso mejor".

 

 

Fuente: Europarl

Compartir

  • Twitter
  • Facebook
  • LinkedIn