Saltar al menú principal
Saltar al contenido
  • Justicia y asuntos de interior
  • 26/11/2014

Luz y taquígrafos. La Comisión Europea se compromete a una mayor transparencia

Jean-Claude Juncker, presidente de la Comisión Europea, ha declarado: «Aunque trabajemos lo mejor posible, esto no tendrá ningún valor si no nos ganamos el apoyo y la confianza de la ciudadanía para la que trabajamos. Por lo tanto, seamos más transparentes, ya que, de hecho, no tenemos nada que ocultar. Demostremos que esta vez es realmente diferente y que juntos somos capaces de cambiar y renovar Europa verdaderamente.»

 

La Comisión Europea ha dado hoy un impulso a la transparencia, comprometiéndose a publicar información sobre quién se reúne con sus líderes políticos y altos funcionarios y ofreciendo un acceso mucho más amplio a los documentos relativos a las negociaciones con vistas a una Asociación Transatlántica de Comercio e Inversión (ATCI) con los Estados Unidos. Ya en sus primeras semanas, la Comisión está haciendo realidad la promesa del presidente Juncker de una Comisión más abierta y transparente, el nuevo enfoque de la Comisión para los próximos cinco años.

Jean-Claude Juncker, presidente de la Comisión Europea, ha declarado: «Aunque trabajemos lo mejor posible, esto no tendrá ningún valor si no nos ganamos el apoyo y la confianza de la ciudadanía para la que trabajamos. Por lo tanto, seamos más transparentes, ya que, de hecho, no tenemos nada que ocultar. Demostremos que esta vez es realmente diferente y que juntos somos capaces de cambiar y renovar Europa verdaderamente.»

Transparencia de las reuniones

La Comisión se ha dotado de un conjunto de normas que se aplicarán a todos los comisarios, a sus gabinetes y a los directores generales de los servicios de la Comisión. A partir del 1 de diciembre, la Comisión publicará en su sitio web, antes de transcurridas dos semanas desde cada reunión, las fechas, lugares y nombres de las organizaciones y los trabajadores autónomos con que se haya reunido, así como los temas de discusión de las reuniones bilaterales.

Frans Timmermans, vicepresidente primero, ha declarado: «Si queremos que la gente vuelva a confiar en Europa, hemos de ser de una claridad meridiana en cuanto a nuestra manera de trabajar. Tan importante es que los ciudadanos sepan con quién y por qué nos reunimos, como que la Comisión mantenga un diálogo abierto y periódico con las partes interesadas. La Comisión tiene la intención de ser ejemplar en materia de transparencia.»

Las nuevas normas adoptadas hoy figuran en dos decisiones de la Comisión, una relativa a los comisarios y sus gabinetes y otra, a los directores generales. Ambas entrarán en vigor el 1 de diciembre de 2014. A la medida adoptada hoy seguirá en 2015 una propuesta de la Comisión sobre un acuerdo interinstitucional con el Parlamento Europeo y el Consejo para establecer un registro obligatorio de grupos de presión que abarque a las tres instituciones.

Mayor transparencia en la ATCI

La Comisión adoptó también una comunicación de la comisaria Malmström que esboza el camino hacia una mayor transparencia en las negociaciones sobre una Asociación Transatlántica de Comercio e Inversión (ATCI). La Comisión considera que es esencial ofrecer a la ciudadanía una información precisa y completa de las intenciones de la UE en las negociaciones, para salir al paso de sus preocupaciones y corregir las percepciones erróneas.

Cecilia Malmström, comisaria de Comercio, ha declarado: «Queremos consultar de manera más amplia sobre la ATCI y aumentar la transparencia, mostrando claramente qué está en juego en las negociaciones y desmitificándolas. Esta será la base de nuestra mayor relación con las partes interesadas y con la población.»

Para mejorar la transparencia en las negociaciones de la ATCI, la Comisión se propone:

• hacer públicos más textos de la negociación, que la Comisión ya comparte con los Estados miembros y con el Parlamento;

• dar acceso a los textos de la ATCI a todos los miembros del Parlamento Europeo, y no solo a unos pocos, ampliando la utilización de una «sala de lectura» a aquellos diputados que hasta ahora no tenían acceso a los documentos de difusión restringida;

• clasificar menos documentos de negociación como «RESTREINT UE/EU RESTRICTED» (restringidos), para que los eurodiputados los puedan consultar más fácilmente fuera de la sala de lectura;

• publicar y actualizar periódicamente una lista pública de los documentos de la ATCI compartidos con el Parlamento Europeo y el Consejo.
Antecedentes

El 15 de julio de 2014, el presidente Juncker presentó sus orientaciones políticas al Parlamento Europeo e insistió en una mayor transparencia en lo relativo al contacto con grupos de presión y partes interesadas, diciendo: «Deseo que los ciudadanos europeos sepan quién ha venido a ver a quién y quién se ha entrevistado con quién, y me gustaría que las demás instituciones nos siguieran en este planteamiento.»

En ese discurso, el presidente Juncker también prometió transparencia en las negociaciones del acuerdo ATCI, diciendo: «No demos la impresión de ocultar algo, obremos con transparencia y hagamos públicos los documentos correspondientes.» Del mismo modo, este compromiso del presidente Juncker aparecía en las cartas de nombramiento que envió a los veintisiete comisarios, y figura en la comunicación del presidente a todos los funcionarios de la Comisión sobre los métodos de trabajo de la nueva Comisión Europea. En ella se afirma que «Por regla general, los comisarios no se reunirán con organizaciones ni con trabajadores autónomos que no figuren en el registro de transparencia».



Compartir

  • Twitter
  • Facebook
  • LinkedIn