Saltar al menú principal
Saltar al contenido
  • Agricultura y pesca
  • 15/12/2014

Luz verde para los tres primeros programas de desarrollo rural

La Comisión Europea ha aprobado los tres primeros programas de desarrollo rural (PDR), de un total de 118, destinados a mejorar la competitividad del sector agrícola de la UE, a cuidar los paisajes y el clima, y a consolidar el tejido económico y social de los núcleos rurales de aquí a 2020

 

La Comisión Europea ha aprobado los tres primeros programas de desarrollo rural (PDR), de un total de 118, destinados a mejorar la competitividad del sector agrícola de la UE, a cuidar los paisajes y el clima, y a consolidar el tejido económico y social de los núcleos rurales de aquí a 2020. Los 118 programas plurianuales, de ámbito nacional o regional, cuentan con el respaldo de una financiación exclusiva de la UE de 95.600 millones de euros para el periodo 2014-2020, canalizada a través del Fondo Europeo Agrícola de Desarrollo Rural (FEADER), y atraerán financiación suplementaria nacional, regional y privada.Además de los programas aprobados hoy —los PDR nacionales de Dinamarca, Polonia y Austria—, otros seis programas[1]] se adoptarán antes de finales de año, es decir, se habrán aprobado programas por valor de más de 20 000 millones de euros.

Phil Hogan, Comisario de Agricultura y Desarrollo Rural, ha declarado lo siguiente:

• «Nuestras zonas rurales, que albergan el sector agrícola y muchos otros tipos de empresas, nos ofrecen puestos de trabajo, oportunidades para el descanso y el ocio, belleza natural y lugares agradables donde vivir y trabajar. Pero necesitan ayuda para liberar todo su potencial. Esa ayuda llega de la mano de la próxima generación de programas de desarrollo rural. Hoy hemos aprobado los tres primeros, a los que seguirán otros seis la próxima semana, que en conjunto representan aproximadamente el 22 % del gasto en desarrollo rural del presupuesto de la UE. Creemos que, para Semana Santa, se habrá dado el visto bueno a un número de programas que supondrán cerca de un tercio de la financiación.

• Uno de los grandes puntos fuertes de nuestro concepto de desarrollo rural es disponer de seis prioridades básicas, si bien corresponde a cada Estado miembro o región concebir programas adaptados a su situación. Un buen ejemplo de ello lo constituye el programa polaco, cuyo objetivo es crear más de 22 000 puestos de trabajo, proporcionar ayudas a la inversión para aproximadamente 200 000 explotaciones agrícolas y crear unas 1 800 agrupaciones de productores.

• En Dinamarca se hace especial hincapié en el fomento de la innovación, con el objetivo de crear casi 1 000 «puestos de trabajo ecológicos», se toman medidas para duplicar la superficie dedicada a la agricultura ecológica y se invierte en prácticas agrícolas respetuosas con el medio ambiente.

• Por su parte, en Austria se da especial prioridad a las preocupaciones relacionadas con el medio ambiente y el clima, con vistas a la gestión de más del 80 % de las tierras agrícolas para proteger y mejorar la biodiversidad, y a las posibilidades de formación para más de 600 000 agricultores; además, en torno a la mitad de la población rural podrá beneficiarse de mejores servicios, como la banda ancha de alta velocidad.

• Como he podido comprobar en mi nativa Irlanda, un sector agrícola moderno y dinámico puede ofrecer un motor de crecimiento económico y creación de empleo, en particular en las zonas rurales. En sus programas de desarrollo rural, respaldados con financiación de la UE, los Estados miembros y las regiones tienen la clave adecuada para liberar ese potencial».

Contexto

El desarrollo rural, denominado el segundo pilar de la política agrícola común, proporciona a los Estados miembros una dotación financiera de la UE cuya gestión se realiza, a escala nacional o regional, al amparo de programas plurianuales, cofinanciados. En total, están previstos 118 programas en los 28 Estados miembros.

El nuevoReglamento de desarrollo rural para el periodo 2014-2020 aborda seis prioridades económicas, medioambientales y sociales, y los programas fijan claramente los objetivos que se desea alcanzar. Además, con el fin de coordinar mejor las actuaciones y maximizar las sinergias con los demás Fondos Estructural y de Inversión Europeos (Fondos ESI), se ha celebrado con cada Estado miembro un Acuerdo de asociación que destaca su estrategia global de inversión estructural financiada por la UE.

 

[1] Los siguientes planes deben aprobarse antes de finales de 2014: Finlandia (continental), Portugal Continente y cuatro de Alemania ( el marco nacional, la red rural alemana y los programas regionales de Sajonia y Sajonia-Anhalt)

Compartir

  • Twitter
  • Facebook
  • LinkedIn