Saltar al menú principal
Saltar al contenido
  • Relaciones Exteriores
  • 02/03/2012

Las sanciones europeas a Siria, una forma de defender a la población

La crisis en Siria se ha cobrado ya más de 7.500 víctimas desde que en marzo del año pasado comenzaron las protestas contra el gobierno de Bachar al Asad. ¿Cómo es posible proteger a la población de los ataques sin ir a una guerra? ¿Qué se puede hacer cuando un régimen se niega a escuchar a la comunidad internacional?

 


La Unión Europea ha decidido que las sanciones diplomáticas y económicas pueden ser un instrumento clave para poner fin a la violencia. ¿Cómo? Acabando con las vías de ingresos del régimen para impedirle seguir con sus ataques.

Mientras las bombas del gobierno tratan de acallar a los opositores en ciudades como Homs, la UE ha ido aumentando progresivamente su acoso financiero y político a Damasco.

A día de hoy, Europa ha prohibido entre otras cosas la compra de petróleo sirio -una de las principales fuentes de riqueza para el país-, los vuelos de carga de sus compañías y una gran parte de las relaciones económicas con el régimen y con entidades que lo apoyan.

Además, ha apuntado de forma individual a un buen número de autoridades, que tienen prohibido entrar en territorio europeo o aprovechar los fondos y propiedades que puedan tener allí.

El objetivo: que sin ingresos, Al Asad y su gobierno se vean obligados a detener su campaña militar y dimitir.

Según la UE, los esfuerzos están dando sus frutos y limitando la capacidad del régimen. Para los críticos, sin embargo, las sanciones tienen poco impacto en los gobernantes y sí que afectan a la población civil, algo que trata de evitar Bruselas.

¿Son las sanciones suficientes para detener un conflicto? No, y la propia Unión Europea insiste en que son únicamente parte de la solución.
Junto a ellas, los Veintisiete trabajan con organizaciones como Naciones Unidas y la Liga Árabe en la vía diplomática, dado que nadie quiere hablar abiertamente de la posibilidad de usar la fuerza contra Al Asad en una región tan delicada como Oriente Medio.

A la espera de que haya un mayor consenso internacional para optar por posibles medidas más contundentes, la UE ha dejado claro que seguirá endureciendo sus castigos a Damasco mientras el gobierno sirio continúe ejerciendo una "represión inaceptable" sobre sus ciudadanos.

Su disposición a ir hasta el final ya ha quedado demostrada en otros casos, como el reciente de Irán, donde Europa renunció a uno de sus principales suministradores de petróleo a cambio de privar de ingresos a un gobierno que según las organizaciones internacionales no respeta los Derechos Humanos y que insiste en hacer oídos sordos a la preocupación de la comunidad internacional por su programa nuclear.






 


La publicación de esta información se enmarca dentro del acuerdo entre la Secretaría de Estado para la UE y la Comisión Europea para realizar acciones de comunicación  sobre la Unión Europea.
¿Hablamos de Europa?
www.hablamosdeeuropa.es
¿Quieres tener toda la información europea en tu móvil? Descarga las aplicaciones:
http://ec.europa.eu/spain/aplicaciones-para-iphone-android_es.htm


 

Compartir

  • Twitter
  • Facebook
  • LinkedIn