Saltar al menú principal
Saltar al contenido
  • Política Social
  • 17/03/2011

Las parejas internacionales de la UE se beneficiarán de un régimen jurídico más claro gracias a una propuesta de la CE

En la UE existen 16 millones de parejas internacionales que se enfrentan a un régimen jurídico confuso, especialmente cuando deciden finalizar su unión. Los ciudadanos pierden tiempo y dinero tratando de determinar la ley aplicable a su caso y los tribunales competentes para conocer de él. Para evitar estas situaciones, la UE ha propuesto dos nuevos Reglamentos.

Cada año 650 000 parejas deciden poner fin a su unión en la UE. El proceso jurídico que tienen que seguir es confuso, ya que hasta ahora no existen en la Comunidad reglamentos que especifiquen cuáles son los tribunales competentes que deben de actuar en esta situación y las leyes de qué país son aplicables. Esta situación suele provocar la llamada “carrera hacia los tribunales”; es decir, uno de los cónyuges, generalmente el que goza de mejor situación económica, se apresura en acudir al tribunal cuyo fallo considera va a resultarle más favorable.

La Comisión Europea propone dos nuevos Reglamentos para evitar que ocurran estas situaciones y facilitar el proceso. Su objetivo es contribuir a determinar la ley aplicable a los derechos de propiedad de una pareja y el tribunal competente para conocer de tales cuestiones. Además, los Reglamentos, incluyen reglas sobre el reconocimiento y la ejecución en todos los Estados miembros de la UE de las resoluciones judiciales relativas a la propiedad de las parejas mediante un procedimiento único.

Las dos propuestas tienen un carácter no discriminatorio con respecto al género ni a la orientación sexual. Esto supondrá que un matrimonio o unión de cónyuges del mismo sexo deberá de recibir un tratamiento idéntico al de cualquier unión o matrimonio entre cónyuges del distinto sexo, en los Estados Miembro en los que no están reconocidas las uniones entre homosexuales.

Esta propuesta de la CE forma parte de la respuesta de esta institución a las conclusiones obtenidas después de realizar el Informe de la Comisión sobre a la ciudadanía, de octubre de 2010, en el que se identificaron veinticinco grandes obstáculos prácticos con que los europeos todavía tropiezan en su vida cotidiana.

Compartir

  • Twitter
  • Facebook
  • LinkedIn