Saltar al menú principal
Saltar al contenido
  • Agricultura y pesca
  • 25/03/2014

La Unión Europea toma medidas concretas contra la pesca ilegal

«Estas decisiones son históricas. Demuestran que la Unión Europea da ejemplo en la lucha contra la pesca ilegal. Quiero que los ciudadanos de la UE sepan que el pescado que consumen tiene su origen en una actividad sostenible». Maria Damanaki, Comisaria Europea de Pesca y Asuntos Marítimo

 

A raíz de una propuesta de la Comisión, el Consejo de Ministros ha decidido hoy incluir a Belice, Camboya y Guinea entre los países cuya actuación contra la pesca ilegal es insuficiente. Después de recibir varias advertencias, las medidas entrarán ahora en vigor contra los tres países para atajar las ventajas comerciales derivadas de la pesca ilegal. Ello significa que las importaciones en la UE de los productos de la pesca capturados por buques de estos países estarán ahora prohibidas y que los buques de la UE no estarán autorizados a faenar en las aguas de aquellos. Es la primera vez que se adoptan medidas de este tipo en la UE.

Maria Damanaki, Comisaria Europea de Pesca y Asuntos Marítimos, ha acogido satisfactoriamente la decisión: «Estas decisiones son históricas. Demuestran que la UE da ejemplo en la lucha contra la pesca ilegal. Quiero que los ciudadanos de la UE sepan que el pescado que consumen tiene su origen en una actividad sostenible, cualquiera que sea su procedencia. Nos dirigimos firmemente en esa dirección. Espero que esta lista negra actúe como un catalizador para que Belice, Camboya y Guinea intensifiquen sus esfuerzos y trabajen con la comunidad internacional para eliminar la pesca ilegal».

La Decisión es compatible con los compromisos internacionales asumidos por la UE para lograr la explotación sostenible de los recursos pesqueros tanto en la Unión como fuera de ella. El enfoque de la UE refleja el hecho de que la pesca ilegal, no declarada y no reglamentada (INDNR) es una actividad delictiva mundial que perjudica no solo a los pescadores de la UE, sino también a las comunidades locales de los países en desarrollo.

Contexto

Pese a que la Comisión trabaja en estrecha colaboración con las autoridades de Belice, Camboya y Guinea para implantar medidas eficaces de ordenación y control de la pesca, los tres países no han abordado aún los problemas estructurales ni han dado muestras de un verdadero compromiso para luchar contra el problema de la pesca ilegal. Tras varias advertencias[1], la Comisión ha propuesto pues al Consejo que incluya a los tres países en la lista de países no cooperantes, de conformidad con el Reglamento de la UE sobre la pesca INDNR[2].

La decisión adoptada hoy por el Consejo supone que, a partir de ahora, queda prohibida la importación en la UE de los productos de la pesca capturados por buques que enarbolen el pabellón de esos países. Asimismo, los buques de la UE tendrán que interrumpir la pesca en esas aguas. Otras formas de cooperación, como las operaciones conjuntas de pesca o los acuerdos de pesca con estos países, ya no serán posibles.

La UE no hace sino cumplir sus compromisos internacionales, como establecen las Naciones Unidas y la FAO. Los tres países mencionados han incumplido sus obligaciones como Estados de abanderamiento, costeros, del puerto o de comercialización, principalmente por no respetar la Convención de las Naciones Unidas sobre el Derecho del Mar (CNUDM) ni el Acuerdo sobre poblaciones de peces de las Naciones Unidas.

Compartir

  • Twitter
  • Facebook
  • LinkedIn