Saltar al menú principal
Saltar al contenido
  • Agricultura y pesca
  • 19/07/2013

La Unión Europea adopta medidas adicionales sobre los plaguicidas para proteger mejor las abejas europeas

"Representa otro paso importante en la realización de la estrategia global de la Comisión Europea para hacer frente a la disminución de abejas en Europa". Tonio Borg, Comisario de la Salud

 

Una propuesta de la Comisión Europea para restringir el uso de Fipronil, un insecticida que ha sido recientemente identificado como un riesgo para la población de las abejas, ha recibido el apoyo de expertos de los Estados miembros reunidos, en el día de hoy, en el Comité Permanente de la Cadena Alimentaria y de Sanidad Animal. La propuesta se ha realizado tras una evaluación científica de riesgos realizada por la Autoridad Europea de Seguridad Alimentaria (EFSA, por sus siglas en inglés) publicada el 27 de mayo de 2013, que detectaba que las semillas tratadas con plaguicidas que contenían Fipronil representan un riesgo grave para la población de abejas melíferas en Europa.

El comisario de Salud, Tonio Borg, ha declarado que «hace unas semanas, como consecuencia de la restricción del uso de neonicotinoides, me comprometí a hacer todo lo posible para proteger las abejas melíferas y el acuerdo de hoy con los Estados miembros no sólo cumple esta promesa sino que representa otro paso importante en la realización de la estrategia global de la Comisión para hacer frente a la disminución de abejas en Europa ».

Un total de 23 Estados miembros han apoyado la restricción, 2 Estados miembros han votado en contra y 3 se abstuvieron en la votación de hoy en el Comité Permanente.

Las medidas

• Se restringen los cultivos donde puede utilizarse Fipronil como tratamiento de semillas

• Se podrán conceder autorizaciones para el tratamiento de semillas, pero sólo cuando se siembren en invernaderos. Esta excepción, sin embargo, no se aplica a los puerros, chalotes, cebollas y hortalizas del género hortalizas del género Brassica  (como las coles de Bruselas, la coliflor o el brócoli), cuyas  semillas tratadas también se pueden sembrar en campo abierto porque la cosecha tiene lugar antes de la floración.

• El tratamiento de las semillas de maíz y girasol no estará autorizada.

Próximos pasos

Ahora la Comisión deberá adoptar esta medida durante las próximas semanas. A continuación, se publicará en el Diario Oficial y la restricción se aplicará desde el 31 de diciembre de 2013. Las semillas que ya hayan sido tratadas se podrán sembrar hasta el 28 de febrero de 2014. Las autoridades nacionales son responsables de asegurar que estas restricciones se aplican correctamente.

Información de contexto

Esta última prohibición a nivel europeo deriva de una decisión reciente de la Comisión de restringir el uso de tres plaguicidas pertenecientes a la familia de los neonicotinoides, que entrará en vigor el 1 de diciembre de 2013, así como de un documento de orientación sobre la evaluación del riesgo de los productos fitosanitarios sobre las abejas publicado por la EFSA el 12 de julio de 2013.

La medida de hoy forma parte de la estrategia global[1]de la Comisión para hacer frente a la disminución de la población de abejas. Desde la publicación en 2010 de la estrategia de la Comisión sobre la salud de las abejas, se han tomado o están en curso de realización una serie de medidas, Estos son los siguientes: la designación de un laboratorio de referencia de la UE para la salud de las abejas, una mayor cofinanciación de la UE de los programas nacionales de apicultura y la cofinanciación de estudios de vigilancia en 17 Estados miembros voluntarios (en 2012 se destinaron a ello 3,3 millones EUR) y de programas de investigación de la UE, tales como BeeDoc y STEP, que estudian los múltiples aspectos que podrían influir en la disminución de la población de abejas en Europa..

Los plaguicidas son uno de los factores que pueden afectar a la disminución del número de abejas. Otros factores que también pueden influir son la existencia de parásitos u otros agentes patógenos, la falta de medicamentos veterinarios o incluso su mal uso, la gestión apícola, y factores medioambientales tales como la desaparición de hábitats y de sustento o el cambio climático

Compartir

  • Twitter
  • Facebook
  • LinkedIn