Saltar al menú principal
Saltar al contenido
  • I+d+i y Agenda Digital
  • 24/01/2012

La democracia directa llega a Europa

“La iniciativa ciudadana europea introducirá una modalidad nueva de democracia participativa que contribuirá al desarrollo de un espacio público europeo real” (Maros Sefkovic, vicepresidente de la CE).

 ¿Qué Europa te interesa? ¿Una libre de cultivos transgénicos? ¿Que legalice el matrimonio homosexual? ¿Una Europa que gaste menos? ¿Sin obstáculos urbanos para los discapacitados? ¿Que prohíba abrir los domingos?  

Si tienes una propuesta, muy pronto podrás pedir a la Comisión Europea que introduzca legislación o reforme la que está en vigor, eso sí, siempre que reúnas un millón de firmas. Puede parecer mucho, pero la cifra apenas representa el 0,2 por ciento de la población de la Unión (piensa en la cantidad de famosos que rebasan con creces el millón de seguidores en Facebook y Twitter).

Además, no hay restricciones al método de recogida: el reglamento que entra en vigor el próximo 1 de abril permite las firmas tanto sobre papel como a través de internet.  

El procedimiento, no nos engañemos, no es fácil pero, a modo de introducción, puede resumirse en tres pasos:

1º Registrar la iniciativa en Bruselas, una vez alcanzado un apoyo mínimo.

2º Esperar un máximo de dos meses para conocer si es admitida a trámite.

3º Recopilar en un año el millón de firmas, que deben proceder de al menos 9 de los 27 Estados miembros.

Hay que saber que la Comisión Europea, órgano puede desestimar una iniciativa si esta no está dentro del ámbito de competencias de la Unión o es contraria a sus valores. Tampoco admitirá propuestas extremas o frívolas.

Entregadas las firmas, la Comisión tiene tres meses para explicar cómo piensa llevar a la práctica la petición ciudadana. Normalmente será través de una propuesta legislativa que someterá a la aprobación del Parlamento Europeo y de los gobiernos de la UE, es decir del Consejo de la Unión Europea-

Aunque tu iniciativa finalmente no se convierta en ley en la Unión Europea, piensa que habrás conseguido generar el debate y aumentar la concienciación sobre una cuestión que, al igual que te preocupa a ti, es susceptible de preocupar a incontables ciudadanos dentro y fuera de España y provocar su posicionamiento. Que no es poco.

Si te sigue pareciendo demasiado complicado el procedimiento, siempre puedes unirte a una iniciativa que ya esté en marcha. Es tan fácil como aportar tu firma a través de internet.

 

 

“La publicación de esta información se enmarca dentro del acuerdo entre la Secretaría de Estado para la UE y la Comisión Europea para realizar acciones de comunicación  sobre la Unión Europea”.

Compartir

  • Twitter
  • Facebook
  • LinkedIn