Saltar al menú principal
Saltar al contenido
  • Política
  • 23/04/2013

La Comisión Europea publica los resultados de las pruebas europeas del ADN de caballo y la fenilbutazona: no hay problemas de seguridad alimentaria pero en el futuro se aplicarán sanciones más severas al etiquetado fraudulento

«Los resultados confirman que nos encontramos ante un caso de fraude alimentario, pero no de seguridad alimentarla. Restablecer la confianza de los consumidores y comerciantes europeos en nuestra cadena alimentaria después del escándalo del etiquetado fraudulento es vital para la economía europea, dado que el sector alimentario es el principal sector económico de la Unión Europea», ha declarado Tonio Borg, Comisario Sanidad y Protección de los Consumidores

 

 

Las pruebas coordinadas a escala de la Unión Europea del ADN para detectar carne de caballo y fenilbutazona, solicitadas y cofinanciadas por la Comisión Europea a raíz del escándalo de la carne de caballo e iniciadas el mes pasado, han revelado que menos del 5% de los productos probados contenían ADN de caballo y aproximadamente el 0,6% de los canales analizados estaba contaminado con  fenilbutazona.

«Los resultados confirman que nos encontramos ante un caso de fraude alimentario, pero no de seguridad alimentarla. Restablecer la confianza de los consumidores y comerciantes europeos en nuestra cadena alimentaria después del escándalo del etiquetado fraudulento es vital para la economía europea, dado que el sector alimentario es el principal sector económico de la UE», ha declarado Tonio Borg, Comisario Sanidad y Protección de los Consumidores, añadiendo que «en los próximos meses, la Comisión, con la experiencia adquirida, propondrá reforzar los controles a lo largo de la cadena alimentarla».

Resultados

El propósito de las pruebas coordinadas era doble: en primer lugar, los controles se llevaron a cabo principalmente en la fase del comercio al detalle, en alimentos destinados al consumidor final y comercializados como carne de bovino, a fin de detectar la presencia de carne de caballo sin etiquetar y, en segundo lugar, para comprobar en la carne de caballo la posible presencia de fenilbutazona. Las pruebas las ha cofinanciado al 75% la Comisión Europea.

El número de pruebas efectuadas para detectar la amplitud del etiquetado incorrecto varía entre 10 y 150 muestras en función de la dimensión del país y de los hábitos de consumo. Los criterios del muestreo en las pruebas de la fenilbutazona fueron de una muestra por cada 50 toneladas de carne de caballo con un mínimo de 5 pruebas.  Algunos Estados miembros hicieron más pruebas que las recomendadas por la Comisión.

Las autoridades competentes de 23 países de la UE realizaron 7.259 pruebas: 4.144 para determinar la presencia de ADN de caballo y 3.115 para comprobar la de fenilbutazona. 193 de las pruebas (4,66%) dieron un resultado positivo para el ADN de carne de caballo y 16 (0,51%) revelaron la presencia de fenilbutazona. Además, los Estados miembros informaron de 7.951 pruebas más, efectuadas por empresas del sector alimentario (productores, transformadores y distribuidores) para detectar la presencia de ADN de caballo en la carne. 110 de estas muestras (1,38%) lo contenían. Las muestras que dieron positivo en relación con el ADN de caballo combinado con niveles muy bajos de fenilbutazona representan una parte minúscula de la producción global de la UE. Estos resultados corresponden a la declaración conjunta publicada por la Autoridad Europea de Seguridad Alimentaria (AESA) y la Agencia Europea de Medicamentos (AEM) el 15 de abril de 2013, que concluyó que los riesgos asociados a la fenilbutazona eran «poco preocupantes para los consumidores, dada la escasa probabilidad tanto de exposición como de efectos tóxicos y que la probabilidad de que un día un consumidor puedas desarrollar una anemia aplásica y estar expuesto a la fenilbutazona es calcula aproximadamente en un franja de 2 en un billón a 1 en 100 millones»

Los resultados se han intercambiado a través del sistema de alerta rápida para los productos alimentarios y los alimentos para animales de la UE, que es un portal Web fundamental para garantizar un alto grado de seguridad alimentaria a los ciudadanos, ya que permite a las autoridades europeas informarse mutuamente de los riesgos graves detectados en relación con los alimentos o los piensos.

Próximos pasos

Una vez presentados hoy estos resultados, los expertos de los Estados miembros y de la Comisión Europea volverán a reunirse el 19 de abril para debatir, entre otras cosas, la conveniencia de prolongar el plan de seguimiento de los controles coordinado de de la UE, acordado el 19 de febrero, para investigar les prácticas fraudulentas y aumentar la confianza de los consumidores después del escándalo del etiquetado incorrecto de los productos de carne de bovino que contienen carne de caballo.

Una próxima propuesta de la Comisión de revisar el marco legislativo de la UE sobre la cadena alimentaria (el “paquete de salud animal y vegetal”) incluye propuestas para reforzar los controles oficiales y para establecer una base jurídica que permita imponer sanciones económicas disuasivas a los defraudadores alimentarios, que deberían tener en cuenta las ganancias obtenidas por los fraudes.

Contexto

El coste regional de les pruebas fue de 400 euros cada una y se calcula que hubo un total de 2.500.000 euros para llevar a cabo el plan de control paneuropeo efectuado por las autoridades competentes nacionales.

Les pruebas son una fuente importante de información para el plan de acción integral de cinco puntos que la Comisión ha señalado recientemente a las autoridades nacionales de los Estados miembros a realizar a corto, medio y largo plazo (2013-2014). El plan de acción quiere restablecer la confianza de los consumidores en la cadena alimentaria europea, reforzando una serie de controles a través de medidas en cinco ámbitos esenciales: 1) fraude alimentario, 2) programa de pruebas, 3) pasaporte para caballos; 4) controles oficiales y sanciones, y 5) etiquetado de origen

Compartir

  • Twitter
  • Facebook
  • LinkedIn