Saltar al menú principal
Saltar al contenido
  • Política
  • 17/10/2011

La Comisión Europea presenta las nuevas líneas de la futura PAC

Las propuestas plantadas por la Comisión para la Política Agrícola Común para el periodo 2014-2020 se basan en tres objetivos para el sector agrícola: competitividad, sostenibilidad y eficacia.


El 12 de Octubre de 2011 la Comisión Europea presentó el proyecto de reforma para la PAC que se aplicará para el periodo 2014-2020. El proceso para aprobar la reforma de la PAC puede durar hasta la primavera del año 2013, y por primera vez esta reforma, será decidida por codecisión del Consejo de la UE y el Parlamento Europeo.

Tal y como indicó el Director General de Agricultura y Desarrollo Rural de la Comisión Europea, José Manuel Silva Rodríguez, el pasado 13 de Octubre en la Representación de las Instituciones Europeas de Madrid “es el momento de que el proyecto para la nueva PAC sea debatido entre los principales sindicatos agrícolas y ganaderos españoles así como la puesta en conjunto de propuestas de las diferentes Comunidades Autónomas”.

Y es que por primera vez, el acuerdo sobre la reforma de la PAC se realizará tras un debate público y un diálogo abierto con todos los implicados. Además, por primera vez, la reforma de la PAC está relacionada con las perspectivas financieras o Marco Financiero Plurianual de la UE para 2014-2020.


Objetivos de la nueva PAC

Las propuestas planteadas por la Comisión Europea están basadas en teres objetivos fundamentales: la competitividad, la sostenibilidad y la eficacia del sector agrícola europeo. Así, la agricultura debe contribuir a satisfacer la demanda europea y mundial de alimentos, debe atender los problemas del medio ambiente y el cambio climático, y debe estimular la vitalidad y el potencial de las zonas rurales.

Para ello, las propuestas de la nueva PAC atenderán a la creciente inquietud por la seguridad alimentaria, impulsará una gestión más sostenible de los recursos naturales, aumentarán la competitividad del sector agrícola y la producción en la Unión Europea, mejorará el uso de la diversidad de la estructuras de las explotaciones europeas, aumentará la cohesión de las zonas rurales, distribuirá más equitativamente las ayudas entre los países miembros, y simplificará la normativa y los trámites para los agricultores.


Instrumentos financieros

La nueva PAC prevé adaptar el sistema de pagos directos para que éstos estén mejor repartidos y mejor orientados. Se trataría de apoyar la renta de base de los agricultores mediante un pago directo disociado, con un límite máximo, una orientación hacia los agricultores activos, una ayuda sencilla para los agricultores pequeños, y una mayor toma en consideración de las zonas con limitaciones naturales específicas.

Estos criterios estarían reforzados con una atención especial al medio ambiente mediante un criterio “ecológico” obligatorio de los pagos directos para las prácticas agrícolas que contemplen la consecución de los objetivos medioambientales y climáticos (pastos permanentes, cubierta vegetal, rotación de cultivos, barbechos ecológicos, etc.).


La Política Agírcola Común (PAC)

La PAC es la política comunitaria más antigua y una de las más importantes de la UE, tanto por su presupuesto, como por el número de personas a las que afecta.

Nacida en los años cincuenta con el objetivo de abastecer de alimentos a una Europa que se recuperaba tras las Segunda Guerra Mundial, la PAC ha sufrido varias reformas para adecuarse
En los años 70, el 70% del presupuesto comunitario estaba destinado a la PAC.

En la actualidad, a la PAC le corresponde el 40% del presupuesto (unos 55.000 millones de euros) y menos del 0,5% del PIB de la UE. Es decir, cada ciudadano europeo paga dos euros a la semana para financiar la PAC.

Compartir

  • Twitter
  • Facebook
  • LinkedIn