Saltar al menú principal
Saltar al contenido
  • Economía
  • 14/03/2013

La Comisión Europea multa a Microsoft por no respetar sus compromisos sobre elección del navegador

Cuando la Comisión Europea comprueba una infracción de las normas antimonopolio de la UE, como puede ser un abuso de posición dominante (artículo 102 del Tratado de Funcionamiento de la Unión Europea), puede adoptar una decisión, en virtud del artículo 7 del Reglamento (CE) n° 1/2003, que prohíba tal comportamiento e imponga sanciones. La multa puede ser de hasta el 10% del volumen de negocios total de la empresa durante el ejercicio anterior

 

 

La Comisión Europea ha impuesto a Microsoft una multa de 561 millones de euros por no respetar sus compromisos de ofrecer a los usuarios una pantalla que les permita elegir fácilmente el navegador que prefieran. En 2009, la Comisión hizo que estos compromisos fueran jurídicamente vinculantes para Microsoft hasta 2014 (véase IP/09/1941). En la decisión de hoy, la Comisión constata que Microsoft no integró la pantalla de selección al Service Pack 1 de Windows 7 entre mayo de 2011 y julio de 2012. Es decir, en todo ese tiempo, 15 millones de usuarios de Windows en la Unión Europea se vieron privados de la pantalla en cuestión. Microsoft lo ha reconocido.

Joaquín Almunia, vicepresidente de la Comisión y comisario de Competencia, ha declarado que “en 2009, aceptando los compromisos propuestos por Microsoft, concluimos una investigación sobre sospechas de abuso de posición dominante en la venta de Internet Explorer vinculada a Windows. Los compromisos jurídicamente vinculantes incluidos en nuestras decisiones desempeñan un papel muy importante en nuestra política de aplicación de las normas antimonopolio, ya que permiten encontrar soluciones rápidas a los problemas de competencia. Estas decisiones deben respetarse rigurosamente. Su incumplimiento es una infracción muy grave que debe sancionarse de manera adecuada”.

En diciembre de 2009, la Comisión hizo jurídicamente vinculantes los compromisos propuestos por Microsoft para resolver los problemas de competencia que planteaba la venta conjunta de su navegador, Internet Explorer, y su sistema operativo, Windows (véanse IP/09/1941, MEMO/09/558 y MEMO/09/559). En concreto, Microsoft se comprometió a ofrecer durante cinco años (es decir, hasta 2014), en el Espacio Económico Europeo, una pantalla de selección que permitiera a los usuarios del sistema operativo Windows elegir, con conocimiento de causa y de manera imparcial, el navegador o navegadores que quisieran instalar además del navegador de Microsoft o en su lugar.

La pantalla de selección se ofreció desde marzo de 2010 a los usuarios europeos de Windows que tenían por defecto el navegador Internet Explorer, y tuvo gran éxito entre los usuarios: por ejemplo, hasta noviembre de 2010 se registraron 84 millones de descargas de navegadores desde ella. Apenas se detectó y comprobó el incumplimiento del compromiso, en julio de 2012, la Comisión inició una investigación (véase IP/12/800) y, en octubre del mismo año, antes de adoptar una decisión, notificó oficialmente sus objeciones a Microsoft (véase IP/12/1149).

Es la primera vez que la Comisión ha tenido que sancionar a una empresa por no cumplir una decisión con compromiso. Para determinar el importe de la multa, ha tenido en cuenta la gravedad y la duración de la infracción, la necesidad de producir un efecto disuasorio y, como atenuante, el hecho de que Microsoft haya cooperado con ella y le haya facilitado información que le ha sido útil para investigar el caso eficazmente.

Antecedentes

Cuando la Comisión comprueba una infracción de las normas antimonopolio de la UE, como puede ser un abuso de posición dominante (artículo 102 del Tratado de Funcionamiento de la Unión Europea), puede adoptar una decisión, en virtud del artículo 7 del Reglamento (CE) n° 1/2003, que prohíba tal comportamiento e imponga sanciones. La multa puede ser de hasta el 10% del volumen de negocios total de la empresa durante el ejercicio anterior.

No obstante, según el artículo 9 del mismo Reglamento, puede concluir una investigación sobre un abuso de posición dominante haciendo obligatorios los compromisos propuestos por la empresa interesada. Las decisiones en virtud del artículo 9 no concluyen que haya infracción de las normas antimonopolio ni imponen sanciones. Ahora bien, vinculan jurídicamente a las empresas afectadas a respetar sus compromisos. Desde que entró en vigor el Reglamento en 2003, la Comisión ha adoptado 29 decisiones en virtud del artículo 9, incluida la correspondiente a Internet Explorer (IP/09/1941).

Si una empresa incumple los compromisos, el artículo 23, apartado 2, del Reglamento (CE) n° 1/2003 habilita a la Comisión a imponerle una multa de hasta el 10% del volumen de negocios total del ejercicio anterior.

La investigación de la Comisión sobre la venta vinculada de Windows e Internet Explorer no tiene que ver con el caso de posición dominante que implicaba a Microsoft y que se cerró en 2004 mediante una decisión en la cual la Comisión concluía que Microsoft había abusado de su posición dominante y le imponía multas. Ese caso se refería a la interoperabilidad entre Windows y los servidores de grupos de trabajo y a la venta conjunta de Windows Media Player y Windows (IP/04/382).

Compartir

  • Twitter
  • Facebook
  • LinkedIn