Saltar al menú principal
Saltar al contenido
  • Política Social
  • 07/06/2013

La Comisión Europea, el Parlamento Europeo y el Consejo Europeo reúnen a líderes religiosos para debatir sobre la ciudadanía europea

José Manuel Barroso, Presidente de la Comisión Europea, ha invitado a las organizaciones religiosas a participar activamente en el debate público que actualmente está curso con motivo del Año Europeo de los Ciudadanos 2013

 

Alrededor de veinte altos representantes de las religiones cristiana, judía y musulmana y de la comunidad hinduísta procedentes de toda Europa se han reunido en la sede de la Comisión Europea en Bruselas bajo el lema «en tiempos de cambio, colocar a los ciudadanos en el foco de atención del proyecto europeo». La reunión de alto nivel, celebrada en el contexto del Año Europeo de los Ciudadanos 2013, fue convocada por José Manuel Barroso, Presidente de la Comisión Europea, y copresidida por Herman Van Rompuy, Presidente del Consejo Europeo, y László Surján, Vicepresidente del Parlamento Europeo. Los participantes mantuvieron un intenso debate sobre la manera de acercar Europa a sus ciudadanos.

José Manuel Barroso, Presidente de la Comisión Europea, ha invitado a las organizaciones religiosas a participar activamente en el debate público que actualmente está curso con motivo del Año Europeo de los Ciudadanos 2013 y a raíz de la reciente iniciativa «una nueva narrativa para Europa», y ha dicho lo siguiente: «Al mismo tiempo que se están tomando medidas para que Europa salga de la crisis económica, es evidente que también tenemos que hacer frente a otra crisis: una crisis de confianza, una crisis de valores. Tenemos que volver a situar a los ciudadanos en el centro de nuestro proyecto común de integración europea, debatiendo las razones por las que conviene actuar unidos. Creo firmemente que la participación activa de las comunidades religiosas es esencial en esta tarea. Los líderes religiosos invitados hoy tienen mucho que aportar a este debate a escala de la UE sobre el futuro de Europa».

Por su parte, Herman Van Rompuy, Presidente del Consejo Europeo, ha declarado: «La respuesta a los efectos de la crisis y la reafirmación de nuestros valores es lo que los ciudadanos europeos consideran urgente. Una urgencia que atañe a asuntos económicos y sociales y que afecta igualmente a la formación y la educación, pues incumbe también a la cultura. Revitalicemos esta ciudadanía haciendo hincapié en aquello que hace que nuestros ciudadanos se sientan parte de este espacio colectivo que constituye la Unión Europea. ¿Qué es lo que nos hace sentir ciudadanos europeos, de forma individual y colectiva? Resulta fundamental que las autoridades políticas y religiosas reflexionen sobre esta cuestión, puesto que solo actuando juntos, en un debate que parece a veces contradictorio pero que siempre es fructífero, y fructífero a la par que a veces contradictorio, es como cada uno de nosotros contribuimos, en función de nuestros deberes y responsabilidades, a la construcción del proyecto europeo».

László Surján, Vicepresidente del Parlamento Europeo, ha dicho lo siguiente: «Animamos encarecidamente a los ciudadanos europeos, incluidos los religiosos, que también son ciudadanos, a que se impliquen en la campaña electoral y a que posteriormente participen en las elecciones, para que sus opiniones, ideas y valores estén representados por los parlamentarios».

Antecedentes

La reunión de alto nivel celebrada hoy con los líderes religiosos es el noveno de una serie de encuentros iniciados a instancias del Presidente Barroso en 2005. El Tratado de Lisboa consagra en el Derecho primario (art. 17 del TFUE), desde 2009, el diálogo abierto, transparente y periódico con las iglesias, las comunidades religiosas y las organizaciones filosóficas y no confesionales. Además de seminarios periódicos con los diferentes interlocutores, cada año (en primavera) se celebra una reunión de alto nivel con los líderes religiosos y otra (en otoño) con los representantes de organizaciones filosóficas y no confesionales.

La reunión de este año se ha centrado en cómo intensificar el diálogo con los ciudadanos y las organizaciones sociales sobre el futuro de Europa y sobre los derechos fundamentales, individuales y colectivos, garantizados por la ciudadanía europea. La aportación de los representantes de las iglesias y comunidades religiosas se ha sumado inmediatamente al debate más amplio abierto a nivel europeo entre los ciudadanos, las empresas, la sociedad civil y las organizaciones gubernamentales, dentro del contexto del Año Europeo de los Ciudadanos 2013.

La reunión tuvo lugar en el edificio Berlaymont, en Bruselas, sede de la Comisión, y en ella también participaron la Vicepresidenta de la Comisión Europea, Viviane Reding, y el Comisario Dacian Ciolos.

 

Compartir

  • Twitter
  • Facebook
  • LinkedIn