Saltar al menú principal
Saltar al contenido
  • Política Social
  • 26/04/2011

Investigadores financiados por la Unión Europea han descubierto un tratamiento que podría curar la malaria

Investigadores del Inserm-EPFL Joint Laboratory (Suiza/Francia) y las universidades de Glasgow y Bern, financiados por la UE, han descubierto que los medicamentos utilizados para inhibir del desarrollo de las células cancerígenas pueden matar al parásito que causa la malaria.

La malaria es transmitida por un parásito llamado Plasmodium, a través de las picaduras de los mosquitos. En el cuerpo humano, este parásito se reproduce en el hígado y se extiende por otros órganos a través de los glóbulos rojos. Estos investigadores han descubierto que en el proceso que sigue el parásito para llegar a estos glóbulos, secuestra a las encimas activas en las células humanas, necesarias para alcanzar su objetivo.

A partir de esta información, decidieron probar los medicamentos utilizados para la quimioterapia en el tratamiento del cáncer, ya que una de sus funciones es inhibir a las encimas que actúan en las células cancerígenas, como tratamiento contra la malaria. Con este experimento consiguieron frenar la expansión del parásito Plasmodium.

Este descubrimiento supone una revolución en la lucha contra la malaria. Hasta ahora los medicamentos que se habían diseñado no obtenían los resultados deseados porque el parásito tiene una gran capacidad para mutar rápidamente y para desarrollar resistencia a las medicinas. Esta investigación abre la puerta a una nueva estrategia para tratar la malaria, que consiste en convertir el entorno que rodea a las células infectadas en inútiles para los objetivos del Plasmodium, a través del bloqueo de las encimas de las células que las rodean.

Máire Geoghegan-Quinn, Comisaria de Investigación, Innovación y Ciencia declaró: “Este descubrimiento puede conducir al desarrollo de un tratamiento contra la malaria efectivo que salvaría a millones de personas. Esto demuestra el valor de la investigación financiada por la Unión Europea en general y de la importancia de la cooperación con investigadores de países en vías de desarrollo en particular. El objetivo final es erradicar de manera definitiva la malaria y la única estrategia posible es la cooperación más allá de nuestras fronteras”.

La malaria es una enfermedad que, según los datos de la OMS, en 2009 afectó a 225 millones de personas en el mundo. La Unión Europea ha invertido 180 millones de euros desde 2002 en varios programas de investigación para conseguir erradicar esta enfermedad de manera definitiva.

Compartir

  • Twitter
  • Facebook
  • LinkedIn