Saltar al menú principal
Saltar al contenido
  • Juventud
  • 22/12/2011

Iniciativa de Oportunidades para la Juventud de la Comisión Europea

Europa corre el riesgo de que la generación de jóvenes mejor formada de su historia se pierda para siempre, viva en peores condiciones que sus progenitores y se sume al fenómeno por todos conocido como: “fuga de cerebros”.



La ilustración de este escenario viene marcada por cinco millones de jóvenes desempleados europeos y siete millones de jóvenes “ñi-ñi” (ni estudian ni trabajan) por el abandono de sus estudios o porque una vez que acaban la carrera nadie les da su primer empleo. Así mismo, uno de cada cinco jóvenes en edad de trabajar no encuentra trabajo, cifra que se duplica en el caso de España.

Si bien es cierto que la crisis económica y financiera tiene parte de culpa en este tema, los desajustes en el mercado de trabajo, la movilidad geográfica o la precariedad laboral tienen bastante que decir.

Pese a que la educación y las políticas de empleo son competencia de los estados miembros, la Comisión esta decida a impulsar las acciones que sean necesarias. Así nace la Iniciativa de Oportunidades para la Juventud.

A través de esta Iniciativa la Comisión Europea dará asistencia técnica a los Estados y proporcionará un fondo de 30.000 millones de euros para financiar actuaciones en los siguientes campos:

- Facilitar la búsqueda de empleo o continuación de estudios y formación.
- Apoyar la creación de 370.000 plazas de aprendiz.
- Sistemas de ayudas para emprendedores.
- Lograr 130.000 colocaciones en los programas Erasmus y Leonardo en 2012.
- Dar 10.000 oportunidades de voluntariado europeo.
- 5.000 jóvenes encuentren empleo a través de “Tu primer trabajo EURES”
- Marco para prácticas de alta calidad.
- 600 programas de intercambio Erasmus emprenderos.

Como señalo el Presidente de la Comisión Durao Barroso, “la Iniciativa de Oportunidades para la Juventud muestra a los jóvenes de toda Europa que nos preocupamos por su situación”. Una preocupación que desde las empresas y las universidades hasta las instituciones europeas y los gobiernos de los Estados miembros deben ayudar a combatir.

Compartir

  • Twitter
  • Facebook
  • LinkedIn