Saltar al menú principal
Saltar al contenido
  • Política Social
  • 23/03/2018

Hacer realidad el pilar europeo de derechos sociales

El tema de la Cumbre Social de primavera ha sido «Hacer realidad el pilar europeo de derechos sociales».

 

El debate ha abarcado tres subtemas: reforzar la innovación, la creación de empleo y la justicia social en el marco financiero plurianual; nuevas formas de trabajo: desafíos y oportunidades para el empleo y el diálogo social; y convergencia económica y social para afianzar el crecimiento y la resiliencia.

En su declaración, el presidente del Consejo Europeo, Donald Tusk, ha afirmado lo siguiente: «Quisiera dar las gracias a los interlocutores sociales por una cumbre provechosa y constructiva. Hemos tratado la situación económica y social en la UE. Nuestra economía sigue creciendo por encima de las expectativas, el empleo está en alza y las inversiones se están recuperando. Pero el crecimiento económico no tiene mucho sentido si no conlleva una mejora en la calidad de vida de nuestros ciudadanos. He hablado con los interlocutores sociales de cómo aunar la justicia social y la eficiencia económica para que nuestra calidad de vida, que constituye el núcleo de las políticas de la UE, siga mejorando».

«Desde que comenzó el mandato actual de la Comisión, hemos puesto las prioridades sociales donde deben estar: en el núcleo de la agenda europea. En Gotemburgo, el pasado mes de noviembre, las instituciones de la UE proclamaron conjuntamente el pilar europeo de derechos sociales que yo había venido reclamando. Hacer realidad el pilar es una responsabilidad común, y cuento con los Estados miembros y los interlocutores sociales a todos los niveles para desempeñar un papel fundamental en este empeño. Pueden contar con que la Comisión desempeñe plenamente su papel», ha destacado el presidente de la Comisión Europea, Jean-Claude Juncker.

Por parte de la Presidencia de turno, el primer ministro de Bulgaria, Boyko Borissov, ha afirmado: «Es fundamental que todos compartamos la necesidad de afianzar la dimensión social de la Unión Europea para seguir desarrollando la cohesión social. Al mismo tiempo, debemos consolidar las posibilidades de crecimiento económico, un crecimiento que ya puede observarse en Europa. Los resultados de este crecimiento económico serán tangibles para todos. Como rezan los Tratados: trabajemos por una economía social de mercado altamente competitiva, el pleno empleo y el progreso social».

El secretario general de la Confederación Europea de Sindicatos (CES), Luca Visentini, ha declarado: «El pilar europeo de derechos sociales contiene numerosos compromisos importantes, pero solo puede contribuir a restablecer la confianza de los ciudadanos si marca el inicio de una mejora de los derechos y las condiciones de trabajo, que pongan en práctica la UE, los Estados miembros, los empresarios y los sindicatos.

El cumplimiento de los derechos mencionados en el pilar debe reflejarse en las recomendaciones sobre política económica de la UE, en el presupuesto de la UE, en las leyes y actuaciones de los Estados miembros, en las nuevas negociaciones y en los acuerdos colectivos entre empresarios y sindicatos en todos los países de la UE.

Debe garantizarse la igualdad de condiciones a través del aumento de los salarios y la convergencia social y fiscal. Nada puede indignar más a los ciudadanos que las promesas incumplidas. Todos los dirigentes tienen la responsabilidad de velar por que el pilar de derechos sociales aporte mejoras reales a la vida de las personas que trabajan en la UE».

La presidenta de BusinessEurope, Emma Marcegaglia, en representación de los empresarios (BusinessEurope, CEEP y UEAPME) ha manifestado: «El año 2017 ha sido bueno para la economía, pero la ejecución de reformas nacionales sigue estando a la zaga. La aplicación de los compromisos de reforma es esencial para garantizar que nuestra economía social de mercado siga prosperando, con el apoyo de unos servicios públicos eficientes. A pesar de la recuperación relativamente reciente, la escasez de competencias profesionales se encuentra en su nivel más alto en más de 20 años, lo que pone en peligro la reducción del desempleo y las perspectivas de crecimiento de las pymes. Las reformas del mercado laboral y la adaptación de las competencias siguen siendo prioridades clave. El próximo marco financiero plurianual europeo debe hacer hincapié en las medidas destinadas a apoyar el crecimiento a largo plazo y fomentar el empleo. También tenemos que consolidar la unión económica y monetaria, desarrollar nuestro mercado único y poner en marcha una auténtica estrategia industrial basada en la innovación. En vista de que los propósitos de los Estados Unidos en relación con el acero y el aluminio pueden dar lugar a guerras comerciales lesivas, la defensa del sistema multilateral basado en normas y la lucha contra el proteccionismo son más importantes que nunca».

 

Compartir

  • Twitter
  • Facebook
  • LinkedIn