Saltar al menú principal
Saltar al contenido
  • Medio Ambiente y Energía
  • 09/03/2021

Fuga de carbono: evitar que las empresas no cumplan las medidas sobre emisiones

El PE debate introducir una tasa sobre las importaciones para evitar la fuga de carbono por el traslado de la producción de las empresas a países con reglas de emisión menos estrictas

 

La industria europea está sufriendo una mayor presión económica debido a las importaciones de bajo coste procedentes de los socios comerciales y a la crisis de la Covid-19. La UE quiere ponerle remedio a la vez que garantiza la protección climática y conserva los puestos de trabajo y las cadenas de valor en Europa.

Descubre cómo el plan de recupación de la UE hace hincapié en los objetivos climáticos.

Una tasa sobre las importaciones para evitar la fuga de carbono

Los esfuerzos de la UE para reducir su huella de carbono contemplados en el Pacto Verde Europeo y conseguir la neutralidad climática para 2050 están en riesgo debido a la falta de ambición climática de algunos países. Por contrarrestarla, la UE propondrá un mecanismo de ajuste en frontera por emisiones de carbono que plantea fijar un precio a la importación de ciertos productos que provengan de fuera de la UE. Los eurodiputados presentarán sus propuestas durante la primera sesión plenaria de marzo.

¿En qué consistiría la tasa de carbono europea?

Se trata de fijar un precio a la importación de ciertos productos si vienen desde países cuyos objetivos no son lo suficientemente ambiciosos

Debido al riesgo de que las industrias más contaminantes trasladen su producción a países con reglas menos estrictas para las emisiones de gases de efecto invernadero, la tasa de carbono serviría como complemento al ya existente sistema de comercio de derechos de emisión, el sistema de comercio de emisiones de la UE (ETS).

¿Qué es la fuga de carbono?

La fuga de carbono es el traslado fuera de la UE de las industrias que más emiten para evitar reglas más estrictas. Para evitar estar práctica, los eurodiputados quieren un mecanismo de ajuste en frontera por emisiones de carbono.

Medidas de fijación de precios del carbono existentes en la UE

El actual régimen de comercio de emisiones (ETS), que proporciona incentivos financieros para reducir las emisiones, establece que las centrales eléctricas y plantas industriales deben deben comprar un permiso de emisión por cada tonelada de CO2 que arrojen a la atmósfera. El precio sigue la regla de la oferta y la demanda. La menor demanda de permisos a raíz de la crisis económica se tradujo en el desplome de los precios del carbono, hasta el punto de que resultaba más barato pagar por contaminar que invertir en tecnologías de producción más limpias.

Para evitar este desequilibrio, la UE reformará el sistema.

Qué demanda el Parlamento

El nuevo mecanismo de ajuste en frontera por emisiones de carbono debe ser compatible con las reglas de la Organización Mundial del Comercio (OMC) e incentivar la descarbonización tanto de las industrias de la UE como de las de terceros países. Además, el mecanismo formará parte de la estrategia industrial de la UE.

El mecanismo debe cubrir para 2023 el sector eléctrico y los sectores industriales con gran consumo de energía, que representan el 94% de las emisiones industriales de la Unión y, según afirman los eurodiputados, siguen recibiendo importantes derechos de emisión gratuitos. Además, destacan que debe estar diseñado exclusivamente para impulsar la consecución de objetivos climáticos y aspirar a lograr unas condiciones de competencia equitativas a escala mundial, y no utilizarse indebidamente como instrumento para reforzar el proteccionismo

El Parlamento apoya la propuesta de la Comisión para utilizar los ingresos generados por el mecanismo como un nuevo recurso propio del presupuesto europeo, pero demanda que se garantice la transparencia total en su uso.

Está previsto que la Comisión presente su propuesta durante el segundo trimestre de 2021.

 

Fuente: Parlamento Europeo

Compartir

  • Twitter
  • Facebook
  • LinkedIn