Saltar al menú principal
Saltar al contenido
  • Relaciones Exteriores
  • 06/10/2016

Eurodiputados debaten sobre Alepo y la participación de Rusia en el conflicto de Siria

En un debate en el pleno del Parlamento con la presidencia eslovaca de turno del Consejo de la UE, varios eurodiputados criticaron la participación de Rusia en el conflicto y otros pidieron que la Unión desempeñe un papel más importante en la resolución de la crisis

 

Tras suspender Estados Unidos el diálogo con Rusia para conseguir un alto el fuego en Siria, la guerra en el país se ha recrudecido y la violencia se ha intensificado. En un debate en el pleno del Parlamento con la presidencia eslovaca de turno del Consejo de la UE, varios eurodiputados criticaron la participación de Rusia en el conflicto y otros pidieron que la Unión desempeñe un papel más importante en la resolución de la crisis.

El eurodiputado del Partido Popular Europeo Cristian Dan Preda pidió el fin de la “violencia inaceptable” y dijo que Rusia “nunca ha estado comprometida con la lucha contra el terrorismo”. “(El presidente ruso, Vladímir) Putin simplemente ha apoyado a su amigo (el presidente sirio, Bachar al) Asad”, sostuvo, y exigió a la UE que intensifique sus esfuerzos diplomáticos de cooperación con Estados Unidos.

“La UE, junto a la ONU, tienen que utilizar todo los recursos que tengan a su disposición para detener esta masacre, para lograr un alto el fuego y continuar con las negociaciones”, afirmó el presidente de los Socialistas y Demócratas, Gianni Pittella, quien instó a hacerlo “ahora” porque “los bombardeos se están produciendo ahora”.

Charles Tannock del grupo de los Conservadores y Reformistas Europeos recalcó que "después de cinco años y medio de indecisión en el oeste, quizá una partición de facto de Siria sea ahora la única esperanza para la paz".

Zona de exclusión aérea sobre Alepo

El presidente del grupo de la Alianza de los Demócratas y Liberales por Europa, Guy Verhofstadt,  condenó los bombardeos de Rusia sobre Alepo y pidió a la UE y a Estados Unidos que unan fuerzas en una iniciativa común en Siria, que incluya una zona de exclusión aérea sobre Alepo, y sanciones contra Rusia y Asad por violar las resoluciones de Naciones Unidas.

Desde la Izquierda Unitaria Europea, Marisa Matias consideró que la UE debe hacer todo lo que esté en su mano para actuar contra el terrorismo, pero dijo que la prioridad debe ser “responder adecuadamente a las víctimas y  a la tragedia humanitaria”.

La jefa de filas de Los Verdes, Rebecca Harms, también culpó a Rusia: “Alepo es el lugar en el que Putin y Asad han creado el infierno en la tierra”.

El eurodiputado Fabio Massimo Castaldo, del grupo Europa de la Libertad y de la Democracia Directa, acusó a la UE de no participar en los esfuerzos para alcanzar una solución a la crisis: “Como Siria está cerca de nuestras fronteras somos los primeros en ver el impacto de la falta de estabilidad en ese país. Necesitamos desempeñar nuestro papel en los asuntos exteriores".

Mario Borghezio, de Europa de las Naciones y de las Libertades, indicó: "Europa no está ahí, no son conscientes de lo que está pasando. Dudo de que Estados Unidos pueda hacer nada. Tal vez deberíamos ser conscientes de que sólo Rusia está trabajando aquí".

Eleftherios Synadinos, de los no inscritos, estimó que la única solución es “trabajar con Rusia y combatir al Daesh. Acusó a la UE de actuar de manera “hipócrita” en su respuesta a la crisis.

El secretario de Estado de Exteriores de Eslovaquia, Ivan Korčok, quien intervino en el debate en nombre de la presidencia de turno del Consejo, dijo que hay que “convencer a todos los actores de que una solución política es la única opción que tenemos por delante”. “Ningún equipo va a ganar esta guerra en el campo. En estos tiempos de desesperación para los sirios, no hay que perder la esperanza en el proceso político", añadió.

El conflicto sirio

El conflicto en Siria, que ya se encuentra en su sexto año, se ha cobrado la vida de más de 300.000 personas. Se cree que hasta catorce millones de personas están en necesidad de asistencia humanitaria dentro de Siria, mientras que casi cinco millones se encuentran en puntos de difícil acceso o en zonas sitiadas.

A pesar de los esfuerzos internacionales para alcanzar un alto el fuego, la violencia se ha intensificado en las últimas semanas, especialmente en Alepo que sufre fuertes bombardeos. Según Médicos Sin Fronteras, cuatro de los ocho hospitales aún operativos en el este de Alepo han resultado dañados por los bombardeos de los últimos días.

La crisis de Siria es el peor desastre humanitario del mundo. La UE y sus Estados miembros han entregado al país 6,8 millones de euros en ayudas, lo que les convierte en el primer donante dentro de la respuesta internacional al conflicto.

El número de refugiados sirios fuera del país ha llegado casi a los cinco millones, la mayoría en Turquía, Jordania y el Líbano, donde una cuarta parte de la población son ahora refugiados, según datos de septiembre de 2016 facilitados por la Comisión Eurpea.

Compartir

  • Twitter
  • Facebook
  • LinkedIn