Saltar al menú principal
Saltar al contenido
  • Cultura
  • 06/06/2011

España, el destino preferido de los estudiantes Erasmus

En el curso 2009/2010, Erasmus alcanzó una cifra récord: más de 213.000 estudiantes recibieron una beca para estudiar o formarse en el extranjero.


España ha sido el destino preferido de los estudiantes Erasmus el año pasado, seguido de Francia y del Reino Unido. Además, nuestro país es también el país europeo que más estudiantes Erasmus ha enviado a otros países europeos, seguido de Francia y Alemania en el curso pasado.

En total, más de 213.000 estudiantes europeos obtuvieron el año pasado una beca Erasmus para trabajar o formarse en el extranjero, una cifra que constituye un nuevo récord y supone un incremento del 7´4% respecto al curso 2008/2009. Si esta tendencia al alza se mantiene, la Unión Europea podrá alcanzar el objetivo marcado para el curso 2012/2013 de llegar a los 3 millones de estudiantes europeos desde el inicio del programa en el año 1987.

Del total de estudiantes con una beca Erasmus, 179.000 pasaron parte de su programa en una universidad u otro centro de enseñanza superior en uno de los 32 países que participan del Programa Erasmus, los 27 Estados miembros de la UE más Croacia, Islandia, Liechtenstein, Noruega, Turquía y Suiza, lo que supone un incremento del 5,7% respecto al año anterior.

Por otra parte, más de 35.000 estudiantes se acogieron a las prácticas en empresas en el extranjero, que Erasmus apoya desde 2007, lo que representa un incremento del 17,3%. No obstante, y dada la demanda de becas Erasmus, el importe medio de la beca disminuyó un 7%, situándose en 254 euros.


Erasmus, un programa de éxito

La movilidad en el aprendizaje y la formación es un objetivo clave de la estrategia “Europa 2020”, y es además, un punto principal de la iniciativa “Juventud en Movimiento”. Dado el éxito alcanzado por el Programa Erasmus desde su puesta en funcionamiento en el año 1987, la Comisión Europea plantea que al menos, un 20% de los estudiantes europeos pueda estudiar o formarse en un país europeo diferente al nacional.

Según una reciente encuesta del Eurobarómetro, para muchos jóvenes, la falta de fondos es una barrera para que los jóvenes puedan poner en marcha su intención de estudiar o formarse en otro país extranjero. Por ello, la Comisaria de Educación, cultura, multilingüismo y Juventud, Androulla Vassiliou, subrayó la necesidad de “reforzar nuestros programas de movilidad, cuya rentabilidad es excelente”.

Y es que estudiar o formarse en el extranjero ayuda a los jóvenes a adquirir nuevas aptitudes que los empleadores valoran, desde el aprendizaje de idiomas hasta una mayor conciencia de los aspectos multiculturales y la adaptabilidad.

El mes pasado, los Ministros de Educación de la UE adoptaron un plan conjunto para suprimir los obstáculos que dificultan la movilidad, y para impulsarla mediante financiación adicional y reformas en los planes de estudio.

Compartir

  • Twitter
  • Facebook
  • LinkedIn