Saltar al menú principal
Saltar al contenido
  • Economía
  • 21/03/2012

El Marco Financiero Plurianual

Podríamos traducir el MFF (Multiannual Financial Framework) de la Unión Europea como el programa financiero sobre el que la UE desarrollara sus políticas los próximos siete años. Un mecanismo para garantizar que el gasto de la UE sea previsible y, al mismo tiempo, mantenga una estricta disciplina presupuestaria con unos “techos” de gasto para cada “rubrica” (ámbito de gasto). Un procedimiento que viene regulado por el artículo 312 del Tratado de Funcionamiento de la Unión, y que dada su importancia requiere del acuerdo del Parlamento Europeo y el Consejo, quienes ostentan la autoridad presupuestaria de la UE.

La naturaleza del Marco Financiero Plurianual es de vital importancia para el desarrollo de todas las políticas estructurales que la Unión Europea desarrollará en el futuro, por lo que el acuerdo sobre el mismo es fundamental, más aún en una situación de crisis financiera, económica y política que debe marcar el futuro de Europa y su papel en el mundo.

Su carácter plurianual lo hacen fundamental de cara al establecimiento de los créditos de compromiso (1025,0 millones de euros propuestos para 2014-20)  y de los créditos de pago (972,2 millones de euros propuestos para 2014-20).

“El paquete Delors” dio el pistoletazo de salida a esta forma de concebir la política a largo plazo de la Unión Europea, dando prioridad al Mercado Común (1988-1992), a las políticas de cohesión (1993-1999), a la política de adhesión (2000-2006) o al crecimiento, la competitividad y la creación de empleo (2007-2013).

Suele llevar de 12 a 18 meses acordar las bases legales del MFF y determinar adecuadamente el presupuesto que tendrá cada área, ya sea educación, cohesión, política de vecindad...todo un camino de trabajo que ha venido marcando la agenda desde el día 19 de octubre 2010, fecha en la que se publicó la comunicación de la Comisión Europea sobre la revisión del presupuesto,  aunque la propuesta formal de la Comisión para el nuevo marco financiero 2014-2020 no se publicó hasta junio de 2011.

Sin embargo, el documento publicado no es la única clave en las negociaciones del marco financiero plurianual 2014-2020. Una serie de comunicaciones han intensificado el debate al respecto, tales como la reforma de la PAC o el calendario de los Fondos de Cohesión, dos aspectos fundamentales para nuestro país. 

Tras la presentación de las propuestas oficiales de la Comisión Europea sobre el marco financiero plurianual 2014-2020 en junio de 2011, éstas han venido siendo debatidas en el Consejo de Ministros (ECOFIN) durante el segundo semestre de 2011, y posteriormente comenzarán las negociaciones en el Consejo Europeo que deberían finalizar en el segundo semestre de 2012.

El final de todo este calendario será el desarrollo de las fases de negociación entre el Consejo Europeo y el Parlamento Europeo que deberían concluir con el acuerdo interinstitucional como muy tarde a finales de 2012.

Como hemos señalado anteriormente, el compromiso global propuesto por la Comisión para el período 2014-2020 es de 1025 millones de euros, lo que supone el 1,05% de la renta nacional bruta de la UE. En el caso de los pagos es de 1,00% de la RNB.  Dejando a un lado instrumentos no programables tales como la reserva de ayuda de emergencia, el Fondo Europeo de Desarrollo, el Fondo de Solidaridad o el Fondo Europeo de Adaptación a la Globalización. Unos gatos fuera del Marco Financiero Plurianual que no podrán superar el 0,06% de la RNB de la UE.

La propuesta del Marco Financiero Plurianual 2014-2020, iría desglosado en los siguientes sectores:


Dada la actual situación económica, política y social que vive la Unión Europea, la necesidad de ser más competitivos e innovadores en el exterior, hacer frente al envejecimiento poblacional o acordar políticas para fomentar el empleo entre los jóvenes…nos lleva a la siguiente pregunta: ¿Qué diferencia este Marco Financiero Plurianual de los anteriores?.

Las siguientes novedades vendrían a reflejar el espíritu con el que Europa quiere afrontar este periodo de la historia que marcará para siempre el futuro de la construcción europea:

• “Connecting Europe”, un nuevo mecanismo que financie infraestructuras prioritarias de transporte, energía, tecnologías de la información y la comunicación.

• Capacitación e innovación a través de eurobonos para la financiación de proyectos.

• Contratos de cooperación entre Estados miembros para coordinar políticas económicas y de empleo estructurales.

• Nueva categoría de “regiones en transición” de cara a la financiación con los fondos de cohesión, un aspecto de gran relevancia para regiones de España como Extremadura, Murcia, Andalucía, Galicia y Castilla-La Mancha.
• Focalización de la inversión en empleo, educación, integración social y mejora de la administración pública.

• Un Horizonte 2020 para la Innovación y la Competitividad que elimine duplicidades con una única serie de normas y que contribuya a la movilización de la inversión privada.

• Ecologización del 30% de los pagos directos a los agricultores para garantizar la PAC, hacer convergentes los pagos para una distribución más equitativa y renovar los objetivos para los fondos de desarrollo rural. Un capítulo de especial transcendencia para la agricultura y la ganadería de nuestro país.

• El medio ambiente y las acciones por el clima serán transversales a todos los instrumentos de financiación de la UE para lograr incrementar en un 20% los gastos relacionados con el clima como mínimo.

• Renovación del Instrumento de Financiación de la Protección Civil. De cara a los asuntos de interior los fondos se reducirán a dos: un Fondo de Migraciones y Asilo y el Fondo de Seguridad e Interior. Así mismo se unificara el Programa Justicia, Derechos y Ciudadanía.

• Un nuevo programa de Salud para el Crecimiento para hacer sostenibles los servicios de salud, dotarla de valor añadido y carácter transfronterizo.

• Se creará un único instrumento integrado de preadhesión para reflejar todos los fondos, un nuevo instrumento de asociación para la convergencia y se creará un instrumento panafricano para reforzar este eje estratégico.

• Reducción del personal administrativo de la UE en un 5% y un aumento de trabajo del personal en 2,5 horas por semana sin compensación mediante ajustes salariales. Una reforma que permitirá ahorrar 5000 millones de aquí a 2020.

Para todo ello será necesario una revisión de la financiación y la reforma del sistema de recursos propios de la UE. Se propone por tanto la supresión del actual recurso propio basado en el IVA (un vínculo real entre lo nacional y lo comunitario que estimulara la armonización de los IVA nacionales) y la creación de dos nuevos recursos propios, uno parte de los ingresos procedentes de un impuesto sobre las transacciones financieras y otro, en los ingresos nacionales procedentes del IVA. Un esfuerzo encaminado no tanto a incrementar el presupuesto de la UE como a contribuir a la consolidación de los esfuerzos presupuestarios de los Estados miembros, reduciendo las contribuciones directas de los presupuestos de los estados.

El pasado 28 de septiembre se propuso una Directiva sobre el impuesto sobre las transacciones financieras de la UE, aplicable a los territorios de los 27 Estados sin efectos sobre las transacciones que impliquen a particulares y PYME. Una imposición que ya existe en diez estados miembros y que se cree conveniente ampliar. Sin embargo, la posición del Reino Unido al respecto promete una larga negociación sobre la materia.

Ahora solo queda lograr el acuerdo entre el Parlamento Europeo y el Consejo sobre el nuevo Marco Financiero Plurianual, un primer trimestre de 2012 que vendrá marcado por citas de peso como la que mañana tendrá lugar en la capital belga. Sin embargo, no será hasta principios de 2013 cuando se adopten estas nuevas bases jurídicas por el procedimiento de codecisión.

Compartir

  • Twitter
  • Facebook
  • LinkedIn