Saltar al menú principal
Saltar al contenido
  • Educación
  • 23/10/2014

El Grupo de Alto Nivel de la UE pide una financiación específica para impulsar el uso de las nuevas tecnologías en la enseñanza superior

Los métodos digitales están empezando a integrarse tanto en los campus como en la enseñanza en línea, pues muchos centros superiores europeos usan las nuevas posibilidades que ofrece la tecnología. Sin embargo, demasiado a menudo la evolución depende de un reducido grupo de profesionales entusiastas y no se produce una incorporación estratégica coherente dentro de los centros o entre los países

 

El Grupo de Alto Nivel de la Unión Europea sobre la Modernización de la Enseñanza Superior publica hoy su informesobre nuevos modos de aprender y de enseñar en las universidades. El Grupo, presidido por Mary McAleese, expresidenta de Irlanda, formula quince recomendaciones (anexo 1) que subrayan la necesidad de orientar mejor los recursos destinados a promover el desarrollo y el uso de métodos más flexibles de enseñanza y aprendizaje digitales en la enseñanza superior.

Androulla Vassiliou, Comisaria de Educación, Cultura, Multilingüismo y Juventud, ha acogido hoy con satisfacción el informe del Grupo. «El aumento del número de estudiantes, su mayor diversidad y la necesidad de mejorar la calidad del aprendizaje y de la enseñanza son retos a los que Europa debe hacer frente. El Grupo de Mary McAleese ha definido medidas realistas y prácticas que la UE y las autoridades nacionales pueden adoptar para hacer un mejor uso de las nuevas tecnologías en la enseñanza y el aprendizaje a fin de responder a estas necesidades. Estoy especialmente satisfecha de que el nuevo programa Erasmus+, que presenté en enero, sirva para apoyar la aplicación de las recomendaciones del Grupo».

Mary McAleese, que ha presentado hoy las conclusiones del informe en una reunión con la Comisaria Vassiliou, añadió: «Estoy impresionada por los excelentes ejemplos de buenas prácticas que hemos presenciado en nuestro trabajo. Estos ejemplos muestran la importancia de contar no solo con personas dedicadas en los centros de enseñanza superior, sino también con el apoyo de gobiernos comprometidos y con visión de futuro si queremos aprovechar al máximo el potencial de estas nuevas formas de aprendizaje y enseñanza. Si bien Europa está empezando a hacer progresos, aún está a la zaga de los Estados Unidos en cuanto al uso de las nuevas tecnologías en las universidades y escuelas superiores. Es preciso aprovechar nuestros puntos fuertes, como el uso extendido de los créditos ECTS[1], para garantizar que el aprendizaje digital en Europa es objeto de reconocimiento, acreditación y garantía de calidad».

El acceso a recursos educativos de todo el mundo es cada vez más libre e interactivo, y va más allá de la simple conferencia en línea. Con los medios digitales, la enseñanza y el aprendizaje pueden adaptarse mejor a las necesidades de cada estudiante; los avances en el análisis del aprendizaje hacen que los profesores puedan reaccionar con más rapidez ante los resultados de los estudiantes y definir los ámbitos en los que es necesario un mayor apoyo.

Los métodos digitales están empezando a integrarse tanto en los campus como en la enseñanza en línea, pues muchos centros superiores europeos usan las nuevas posibilidades que ofrece la tecnología. Sin embargo, demasiado a menudo la evolución depende de un reducido grupo de profesionales entusiastas y no se produce una incorporación estratégica coherente dentro de los centros o entre los países.

Tras un análisis detallado de la situación actual y de las buenas prácticas en toda la UE y fuera de sus fronteras, el Grupo de Alto Nivel ha definido itinerarios para apoyar la introducción de una educación basada en las nuevas tecnologías. Sin olvidar que son los centros de enseñanza superior los principales actores de los cambios, el Grupo ha puesto de relieve la responsabilidad de las autoridades públicas en la creación de un entorno propicio.

Contexto

El Grupo de Alto Nivel comenzó su andadura en 2012 con el propósito de abordar las cuestiones más apremiantes de la enseñanza superior en Europa. En su primer año, el Grupo elaboró recomendaciones dirigidas a los centros de enseñanza superior, los Estados miembros y la Comisión Europea para mejorar la calidad de la enseñanza y el aprendizaje en la enseñanza superior europea.

Compartir

  • Twitter
  • Facebook
  • LinkedIn