Saltar al menú principal
Saltar al contenido
  • Política
  • 29/05/2020

El futuro de la UE, en juego: reacción del Parlamento Europeo al plan para la recuperación

Con el foco en las próximas generaciones, la presidenta von der Leyen detalló ante el PE su plan de 750.000 millones para impulsar la recuperación en el marco del presupuesto a largo plazo

 

Con el foco en las próximas generaciones, la presidenta von der Leyen detalló ante el PE su plan de 750.000 millones para impulsar la recuperación en el marco del presupuesto a largo plazo.

Tras la presentación de la presidenta de la Comisión Europea y el compromiso de la representante de la presidencia croata del Consejo, Nikolina Brnjac, de trabajar con los Estados miembros para lograr un acuerdo con el PE sobre el nuevo paquete, llegó el turno de los líderes de los grupos políticos.

“La solidaridad europea está de vuelta, abrimos un nuevo capítulo para la UE”, dijo Manfred Weber (PPE, Alemania). Los nuevos fondos deben utilizarse para los desafíos actuales, y no para resolver los problemas del pasado. “La solidaridad va de la mano con la responsabilidad”, señaló Weber, por lo que debe quedar claro cómo se devolverá el dinero. También reclamó nuevas fuentes de ingresos y que los gigantes digitales paguen su parte.

Iratxe García (S&D, España) valoró el “ambicioso” plan de von der Leyen y le agradeció que dé al PE el “papel que le corresponde” para diseñar la estrategia de recuperación. La supervivencia de la UE está en juego, advirtió García, que pidió también que el Consejo adopte el nuevo presupuesto por mayoría cualificada y evitar así que la UE sea “rehén de cuatro países que prefieren las respuestas nacionales”.

“Es un punto de inflexión, sin precedentes en la historia de Europa”, afirmó Dacian Ciolos (Renew, Rumanía). “El marco financiero plurianual y el plan de recuperación deben concentrarse en el futuro”, con el Pacto Verde y la agenda digital como cimientos. “Podemos diferir en algunos detalles, pero aprecio el enfoque”, agregó. Ciolos también recordó a los países que “la UE no es un cajero automático. La solidaridad obliga a respetar unos valores”.

Jörg Meuthen (ID, Alemania) criticó la propuesta, al considerarla “errónea” y sin fundamento legal, además de carecer de responsabilidad y sentido económico. La Comisión quiere gastar “como si no hubiera mañana”, y ello a cargo de los contribuyentes, lamentó.

Ska Keller (Verdes/EFA, Alemania) pidió no repetir los grandes errores del pasado, forzando a los países a la austeridad y aplicar ciegas ideologías de mercado. “Tenemos que asegurarnos de que el dinero se invierte en proyectos que ayudarán a largo plazo, crearán empleo y salvarán el planeta”.

Johan van Overtveldt (ECR, Bélgica) subrayó que “si vamos a autorizar créditos y subvenciones, debe haber condiciones claras. El dinero debe ir donde más se necesita, y hay que establecer garantías para las empresas”. En su opinión, los trabajadores y los ahorradores no deben ser los que financien los programas de ayuda.

“En vez de romper drásticamente con los dogmas del pasado”, el plan de recuperación se queda a medias, consideró Manon Aubry (GUE/NGL, Francia). Satisfecha con las propuestas en el ámbito de los recursos propios, Aubry pidió créditos directos perpetuos para los Estados miembers y que se condicione el apoyo público a consideraciones sociales.

La Comisión también presentó su programa de trabajo revisado para 2020, que dará prioridad a las acciones necesarias para impulsar la recuperación económica y mejorar la solidez del sistema.

Próximos pasos

El Parlamento y el Consejo deberán ahora discutir las nuevas propuestas en busca de un acuerdo.

 

Fuente: Parlamento Europeo

Compartir

  • Twitter
  • Facebook
  • LinkedIn