Saltar al menú principal
Saltar al contenido
  • Política
  • 13/12/2016

Derecho de la UE: la Comisión intensifica la ejecución del Derecho de la UE en beneficio de los ciudadanos, los consumidores y las empresas

Las normas de la Unión Europea de derecho común importan en nuestra vida cotidiana, al aumentar la seguridad alimentaria, mejorar la calidad del aire o facilitar y abaratar para las pymes la presentación de ofertas en licitaciones públicas, entre otras cosas

 

La Comisión Europea ha establecido la manera en que intensificará sus esfuerzos en materia de aplicación, ejecución y cumplimiento del Derecho de la UE en beneficio de todos los ciudadanos, los consumidores y las empresas. Las normas europeas comunes importan en nuestra vida cotidiana, al aumentar la seguridad alimentaria, mejorar la calidad del aire o facilitar y abaratar para las pymes la presentación de ofertas en licitaciones públicas, entre otras cosas.

Sin embargo, las normas solo valen si se cumplen en la práctica. A menudo, cuando se plantean problemas (por ejemplo, pruebas de emisiones de los automóviles, contaminación del agua o vertederos ilegales), la cuestión no es la falta de normas de la UE, sino más bien su no aplicación efectiva por parte de los Estados miembros. Por ello, necesitamos un sistema de ejecución sólido y eficiente que permita: a) cerciorarse de que los Estados miembros asuman su responsabilidad de observar y hagan cumplir las normas establecidas en común por ellos mismos; b) centrar las tareas de ejecución de la Comisión en los casos en que ello suponga una diferencia sustancial y aumentar las sanciones financieras a los Estados miembros que no transpongan las directivas a tiempo; c) ampliar el conocimiento por los ciudadanos y las empresas de sus derechos.

Colaboración con los Estados miembros

Los Estados miembros tienen la responsabilidad primordial de velar por la plena y correcta transposición, aplicación y ejecución del Derecho de la UE. Además, deben facilitar a sus ciudadanos el acceso a vías de recurso rápidas y eficaces cuando resulten afectados sus derechos en virtud de la legislación de la UE.

La Comisión seguirá ayudando a los Estados miembros de muchas maneras distintas. Por ejemplo, establecerá diálogos de alto nivel, redes e intercambios de mejores prácticas en cooperación con las autoridades y los órganos jurisdiccionales nacionales, y la Red Europea de Defensores del Pueblo, coordinada por el Defensor del Pueblo Europeo. La Comisión también seguirá centrándose en hacer frente a las posibles infracciones del Derecho de la UE precoz y rápidamente.

Centrarse en los casos que importen y aumentar las sanciones financieras

La Comisión se ha comprometido a ser «más grande y más ambiciosa con las cosas grandes, y más pequeña y modesta con las cosas pequeñas». En cumplimiento de este compromiso en lo que respecta a la política de ejecución, la tramitación por la Comisión de las infracciones tendrá un carácter más estratégico y centrado, y se dará prioridad a las infracciones del Derecho de la UE más graves y que afectan a los intereses de los ciudadanos y de las empresas. La Comisión actuará con firmeza cuando las infracciones obstaculicen el cumplimiento de objetivos políticos clave de la UE.

Otra prioridad será investigar los casos que los Estados miembros transpongan de manera incorrecta el Derecho de la UE al Derecho nacional o no lo hagan en absoluto. Esto niega a los ciudadanos y las empresas los derechos y las ventajas de que disfrutan en virtud del Derecho europeo.

Resulta decepcionante observar el aumento reciente de los casos en que los Estados miembros no han transpuesto la legislación de la UE. Con el fin de inducir una transposición más rápida y reducir el número de asuntos que acaban ante el Tribunal de Justicia de la UE, la Comisión propone alinear su planteamiento al respecto con el ya aplicado a otros asuntos de infracción que entrañan sanciones financieras. En el futuro, cuando lleve a un Estado miembro ante el Tribunal de Justicia de la Unión Europea por motivos de retraso en la transposición del Derecho de la UE, la Comisión pedirá sistemáticamente al Tribunal que imponga no solo una multa coercitiva, como sucede en la actualidad, sino también una cantidad a tanto alzado.

Aportar beneficios a los ciudadanos de la UE

Los ciudadanos y las empresas contribuyen de manera importante a una ejecución eficaz al informar a la Comisión de deficiencias en la aplicación del Derecho de la UE por parte de los Estados miembros. La Comisión valora el papel esencial desempeñado por cada uno de los denunciantes a efectos de la detección de problemas más generales con la aplicación del Derecho de la UE. Al mismo tiempo, los ciudadanos y las empresas también buscan asesoramiento simple y práctico sobre sus derechos en virtud de la legislación de la UE y sobre la manera de invocarlos. Cuando se vulneran sus derechos, es importante que se les oriente para que encuentren y empleen con facilidad los mecanismos más adecuados de recurso y resolución de problemas disponibles a escala nacional o de la UE. A través del portal digital único, la Comisión ofrece un punto de acceso único para los ciudadanos y las empresas a toda la información sobre el mercado único, incluidos servicios de asistencia, asesoramiento y resolución de problemas.

Para más información

El planteamiento establecido en esta Comunicación [«Mejores resultados mediante una mejor aplicación», C(2016) 8600], se aplicará a partir de la fecha de su publicación en el Diario Oficial de la UE (DO).

Toda persona puede presentar una denuncia ante la Comisión contra un Estado miembro, de forma gratuita, en relación con cualquier disposición (ley, reglamento o medida administrativa), falta de disposición o práctica imputable a dicho Estado miembro que considere contraria al Derecho de la Unión.
 
- Sobre el procedimiento de infracción de la UE

- Esquema de las fases del procedimiento de la UE por incumplimiento en pocas palabras (infografía)

- Acerca del procedimiento general de infracción, véase MEMO/12/12

- Procedimiento de presentación de una denuncia ante la Comisión Europea

Compartir

  • Twitter
  • Facebook
  • LinkedIn