Saltar al menú principal
Saltar al contenido
  • Consultas Ciudadanas
  • 23/07/2018

Decálogo de buenas prácticas para organizar un evento enmarcado en el programa Consultas Ciudadanas

​Los actos del programa consultas ciudadanas no buscan ser espacios únicamente informativos. Consultar consiste en plantear cuestiones sobre las que existen dudas o debates y todavía no hay una decisión al respecto. Dar voz implica estar abiertos a lo que los participantes quieren expresar sin verse limitados totalmente por el diseño del acto

 

A TENER EN CUENTA SIEMPRE

1 Se trata de dar voz. No solo de informar

Los actos del programa consultas ciudadanas no buscan ser espacios únicamente informativos. Consultar consiste en plantear cuestiones sobre las que existen dudas o debates y todavía no hay una decisión al respecto. No significa informar de algo que ya se ha hecho o se ha decidido que se va a hacer. Por otro lado, dar voz implica estar abiertos a lo que los participantes quieren expresar sin verse limitados totalmente por el diseño del acto.

2 Transparencia e información sobre el conjunto del proceso

Es importante dar una imagen del proceso global de consultas ciudadanas. Informa en el acto sobre cuáles son los objetivos generales del proyecto, el calendario previsto (incluyendo otras charlas que pudiera haber en tu ciudad) y el alcance del proceso. En relación al acto concreto que vayas a organizar, facilita información sobre qué asuntos se van a tratar, quién va a participar y cómo está previsto que se desarrolle el debate.

ANTES DEL EVENTO

3 Buscar la pluralidad de perspectivas en el acto

Debemos tener esto en cuenta tanto a la hora de pensar en quienes van a intervenir como en las personas asistentes. No tengamos miedo a la controversia y al debate, se trata de que en el proceso se puedan escuchar propuestas y opiniones diferentes. Se puede optar por diferentes métodos, desde un diálogo entre representantes políticos o un conjunto de expertos con posiciones plurales a actos dirigidos a colectivos concretos, etc.

4 Elegir a una persona encargada de facilitar el debate

El facilitador no debe ser la estrella del acto sino estar al servicio del mismo. Puede o no ser la persona que presenta el acto y a los posibles ponentes. Sus funciones principales son controlar los tiempos, incentivar que participe el mayor número de personas e ir recogiendo las ideas y preocupaciones que vayan surgiendo con el fin de llegar a un listado acordado de propuestas antes de la finalización del acto.

5 El rol de los expertos y autoridades

La participación de expertos y autoridades puede ser útil para dotar de relevancia y visibilidad al acto. Pueden poner encima de la mesa cuestiones relevantes presentes en la agenda política y sobre las que existen dudas y debates sin resolver. No obstante es función del facilitador que no acaparen toda la atención ni el tiempo. Es necesario aclarar al inicio del acto el tiempo que se va a destinar a cada parte y hacerlo respetar.

DURANTE EL EVENTO

6 Facilitar el debate entre los participantes

Se pueden dar diferentes tipos de debates: ponentes versus participantes o entre los mismos participantes. En caso de una asistencia numerosa (más de 40 personas) se puede optar por la creación de grupos pequeños (nunca más de 10 personas en cada uno). En este caso es importante marcar los tiempos y elegir a un portavoz.

7 Acordar una lista de propuestas antes de la finalización de la consulta

Es importante superar la fase de diagnóstico y concluir el debate. Al inicio del acto se debe informar de la necesidad de llegar a una lista de propuestas. Lo ideal es que la lista de propuestas se acuerde en el mismo acto en presencia de los participantes.

8 Cómo elaborar una lista de propuestas

Se recomienda un máximo de 5-7 propuestas. Puedes ayudarte de frases como esta: “Más allá del debate y de todos los temas abordados aquí, si tuviéramos que trasladar a la Comisión Europea unas pocas propuestas ¿cuáles elegiríamos?”. Resérvate para ello tiempo suficiente. Si lo crees necesario puedes priorizar las propuestas según su apoyo. Por último, las propuestas deben estar formuladas de manera clara. Una propuesta no es un tema, queja o preocupación personal.

DESPUÉS DEL EVENTO

9 Publicar los resultados de la consulta

Se recomienda que una vez finalizada la consulta los organizadores publiquen las principales conclusiones. Si es posible, el público en general debería poder acceder a esta información, no solamente los participantes en la consulta.

10 Por último

Elige a una persona de confianza que haya participado en el acto para rellenar un breve formulario sobre las principales conclusiones del acto que se debe enviar a consultasciudadanas@maec.es

Compartir

  • Twitter
  • Facebook
  • LinkedIn