Saltar al menú principal
Saltar al contenido
  • Transporte y telecomunicaciones
  • 20/01/2011

De EGNOS a Galileo en 2014

La Unión Europea dispone de dos sistemas de navegación por satélite: EGNOS y Galileo.

20/01/2011

Con Galileo, la UE tendrá un Sistema Mundial de Navegación por Satélite (GNSS), con una tecnología puntera que proporcionará un servicio de posicionamiento mundial preciso y garantizado bajo control civil, y reforzará sun independencia tecnológica.

Galileo, el sistema europeo de navegación por satélite, entrará en funcionamiento en el año 2014. Con él, la Unión Europea contará con un Sistema Mundial de Navegación por Satélite (GNSS), con una tecnología puntera que proporcionará un servicio de posicionamiento mundial preciso y garantizado bajo control civil, y reforzará la independencia tecnológica de Europa.

Su puesta en marcha aumentará la disponibilidad, la rapidez, la precisión y la fiabilidad de las señales de navegación para todos los usuarios. Además, Galileo tiene un importante componente económico y de innovación. En la actualidad, cerca de 800.000 millones de euros del producto interior bruto (PIB) dependen del uso de la navegación por satélite, y el mercado mundial de estos productos y servicios ha crecido un 30% en los últimos años.

Por el momento, Galileo tiene en órbita dos satélites de pruebas. La Unión Europea lanzará los primeros cuatro satélites operativos este año y el próximo, y cada tres meses, la se lanzarán dos nuevos satélites para que el sistema esté plenamente operativo en 2014.


El origen de la navegación por satélite europea

EGNOS, el Sistema europeo de Navegación por Complemento Geoestacionario, es el encargado de aumentar las señales GPS para la zona de Europa y es el precursor de Galileo. Entró en funcionamiento en octubre de 2009 y ya ofrece resultados concretos para agricultores, equipos de salvamento y otros usuarios. Este año, está previsto que se autorice su uso en la aviación civil europea, para mayor seguridad de los pasajeros.

La Unión Europea inició el desarrollo de sus programas de navegación por satélite, basándose en razones económicas, estratégicas y de seguridad. Además, con estos programas, la Unión cuenta con independencia propia frente a los sistemas ruso (Glonass) y estadounidense (GPS).

Compartir

  • Twitter
  • Facebook
  • LinkedIn