Saltar al menú principal
Saltar al contenido
  • Relaciones Exteriores
  • 28/11/2011

Cumbre EU – EE.UU. en Washington para reforzar la asociación trasatlántica

Hoy tiene lugar la cumbre Estados Unidos – Unión Europea en Washington a la que acuden como representantes de las instituciones europeas el Presidente del Consejo Europeo, Herman Van Rompuy, y el Presidente de la Comisión Barroso así como la Alta Representante Catherine Ashton. Por su parte, Barack Obama y la Secretaria de Estado Hillary Clinton representarán a Estados Unidos.


El Presidente del Consejo Europeo, Herman Van Rompuy, y el Presidente de Estados Unidos, Barack Obama

Como señaló el Presidente del Consejo Europeo “espero con interés debatir con el Presidente Obama el estado de la economía mundial, incluida la crisis de la deuda soberana europea. Nosotros, los Estados Unidos y la UE, mantenemos las relaciones económicas y comerciales más estrechas del mundo y seguimos siendo socios privilegiados. Tendremos, ambos, que actuar para hacer frente a las preocupaciones de crecimiento a corto plazo, así como a las vulnerabilidades fiscales y financieras. Juntos estudiaremos la manera de utilizar los lazos económicos tan fuertes que nos unen para crear crecimiento y empleo a ambos lados del Atlántico. Además de nuestros debates sobre economía, encontraremos tiempo para abordar algunas de las actuales cuestiones internacionales en las que la cooperación entre los EE.UU. y la UE se ha intensificado desde la última cumbre. A este respecto debatiremos sobre Oriente Medio, Norte de África y la Vecindad Oriental de la UE”.

Pese a que la cumbre se centrará en la situación económica mundial enfocada al crecimiento y la creación de empleo, la lucha contra el Cambio Climático, la cooperación al desarrollo o la energía serán temas importantes de agenda. Así mismo los procesos de transición democrática en el mundo árabe, la situación de Siria o el conflicto palestino israelí serán los temas políticos destacados.

La Unión Europea, que ya viene tiempo hablando de la necesidad de imponer una tasa a las transacciones financieras internacionales y regular la capacidad de las agencias de calificación de deuda como aspectos esenciales para el desarrollo de una economía responsable, intentará transmitir a Estados Unidos este deseo como una prioridad económica mundial.


Compartir

  • Twitter
  • Facebook
  • LinkedIn