Saltar al menú principal
Saltar al contenido
  • Medio Ambiente y Energía
  • 02/03/2015

CORDIS Express: Hacia una Europa con eficiencia energética

La UE ya ha tomado medidas ambiciosas encaminadas a aumentar la eficiencia en el consumo de energía que están dando frutos

 

Esta semana, la Comisión Europea publicó su «Paquete por una Unión de la Energía», y una de sus dimensiones fundamentales es la de remediar la ineficiencia energética con vistas a moderar la demanda. Esto viene precedido, unos meses antes, por el acuerdo entre los países de la Unión Europea de fijar un nuevo objetivo en materia de eficiencia energética para 2030 de, al menos, el 27 %. Salta a la vista que la eficiencia energética se sitúa entre las grandes prioridades de la UE, y los motivos son obvios.

Según la iniciativa Energía Sostenible para Todos (SE4ALL) de la ONU, tomando medidas a favor de la eficiencia energética se podría lograr más de la mitad de la reducción de las emisiones necesaria para que el incremento de las temperaturas del planeta no supere los dos grados centígrados. En Europa, pese a los notables progresos logrados en los últimos años, sigue habiendo inmensas lagunas en cuanto a la eficiencia, sobre todo en lo que concierne a la calefacción y refrigeración urbanas, la mayor fuente de demanda de energía en el continente.

Si bien los edificios de nueva construcción apenas consumen la mitad que los edificios que datan de los años ochenta, el 75 % del parque inmobiliario europeo sigue sin poseer eficiencia energética. El 64 % de las estufas y radiadores son ineficientes, mientras que el 44 % de las ventanas carecen de doble vidrio. Son cifras contundentes que permiten comprender por qué muchos señalan la eficiencia energética como una de las tareas más accesibles en los esfuerzos por controlar la demanda de energía.

De hecho, la UE ya ha tomado medidas ambiciosas encaminadas a aumentar la eficiencia en el consumo de energía que están dando frutos. Desde 2001 hasta 2011, la intensidad energética en la industria de la UE disminuyó casi un 19 %. Además, las etiquetas de rendimiento energético y la legislación en materia de diseño ecológico permiten a los consumidores tomar decisiones sobre su consumo energético con conocimiento de causa. También se han implantado normas nuevas sobre eficiencia y etiquetado de estufas y calentadores de agua cuyos efectos pronto podrán apreciarse en el mercado. Se calcula que la disponibilidad de electrodomésticos más eficientes ahorrará unos 100.000 millones de euros anuales en la factura energética de los consumidores hasta el año 2020, lo que equivale a 465 euros por vivienda.

En sectores como la construcción, la manufactura y el transporte, entre otros, han aparecido nuevas tecnologías capaces de seguir mejorando la eficiencia energética. En este empeño cumplirán un papel determinante las actividades de investigación, de ahí que a través de Horizonte 2020 se respalden proyectos sobre la eficiencia energética en edificios, la industria, la calefacción y refrigeración, las pymes, los productos y servicios relacionados con la energía, la integración de las TIC y la cooperación con el sector de las telecomunicaciones. Actualmente hay abierta una convocatoria de Horizonte 2020 sobre eficiencia energética, la cual concluye el 4 de junio de 2015.

Pero ya hay varios proyectos financiados con fondos europeos que abordan la eficiencia energética desde distintas perspectivas. Este número de CORDIS Express revisa estas iniciativas en curso y también algunas noticias y anuncios de eventos.

 

Fuente: CORDIS

Compartir

  • Twitter
  • Facebook
  • LinkedIn