Saltar al menú principal
Saltar al contenido
  • Justicia y asuntos de interior
  • 04/06/2020

Controles fronterizos en Schengen debido al coronavirus: ¿qué puede hacer la UE?

​Los países de la UE relajan los controles fronterizos impuestos con la pandemia. El Parlamento Europeo apuesta por un esfuerzo coordinado para restablecer el funcionamiento de Schengen cuanto antes.

 

Hasta hace dos meses poder viajar libremente dentro de la UE era algo que la mayoría de los europeos daban por sentado. Pero las restricciones impuestas para detener la propagación del coronavirus han llevado al cierre de las fronteras interiores en gran parte del territorio europeo. Con la mejora de la situación epidemiológica y las vacaciones de verano a la vuelta de la esquina, los países están restableciendo gradualmente la libertad de circulación. Los diputados al Parlamento Europeo piden que el espacio sin pasaportes de Schengen vuelva a estar plenamente operativo cuanto antes.

Schengen en cuarentena

"Los Estados miembros han actuado en solitario y ya va siendo hora de que la UE intervenga antes de que sea demasiado tarde y el daño para Schengen sea irreparable", ha declarado Tanja Fajon, presidenta del Grupo de trabajo de la comisión de Libertades Civiles sobre el control de Schengen. "La Comisión Europea debería desempeñar un papel clave en el restablecimiento de la libertad de circulación, en primer lugar para categorías fundamentales como la de los trabajadores transfronterizos. De ahí que la coordinación europea sea esencial".

Con arreglo a la normativa de Schengen en vigor, los Estados miembros pueden introducir controles fronterizos en sus fronteras interiores durante un período de tiempo limitado si existe una amenaza grave para el orden público o la seguridad interior, y deben notificar a la Comisión Europea el cierre de sus fronteras. La Comisión ha elaborado un resumen de las restricciones nacionales aplicadas por país debido al COVID-19.

Cómo reabrir las fronteras - Directrices de la UE

Con su paquete de propuestas para reanudar de forma segura los viajes dentro de la UE, la Comisión Europea propuso el 13 de mayo a los Estados Schengen y a los Estados miembros de la UE que reabrieran gradualmente sus fronteras interiores. Se ha hecho hincapié en la coordinación y el cumplimiento de criterios comunes basados en las directrices del Centro Europeo para la Prevención y el Control de las Enfermedades.

El sistema escalonado de levantamiento de las restricciones podría comenzar entre regiones o países con niveles epidémicos similares, aunque no debe haber discriminaciones por razón de la nacionalidad. El objetivo es que se acaben abriendo las fronteras de toda la UE para que se pueda viajar con normalidad y seguridad, ya sea por razones profesionales o personales. Sin embargo, no existe un calendario establecido, ya que todo depende de la situación epidemiológica y de las decisiones de cada Estado miembro.

La gestión de las fronteras y la reintroducción de los controles son una prerrogativa de los Estados miembros, aunque, con el brote de COVID-19, la Comisión Europea ha proporcionado unas directrices comunes para garantizar que no falten trabajadores en los sectores críticos y que las entregas de bienes y servicios en el mercado único estén aseguradas. La Comisión facilitó también la repatriación de casi seiscientos mil europeos que se habían quedado atrapados en el extranjero y propuso restringir la entrada de nacionales de terceros países a la UE, así como que esta medida se prorrogara hasta el 15 de junio.

Más información sobre lo que está haciendo la UE para combatir el coronavirus

Cronología de la respuesta de la UE contra la COVID-19

La posición del Parlamento Europeo

Los diputados al Parlamento Europeo están presionando para que se restablezca la libre circulación sin fronteras para las personas, los trabajadores, los bienes y los servicios en el espacio Schengen. Quieren que haya una mayor cooperación de la UE para garantizar que no se discrimine a ningún ciudadano de la UE.

En un debate sobre el estado de Schengen que se celebró en la comisión de Libertades Civiles, el 12 de mayo, Tanja Fajon (S&D, Eslovenia) recordó los cierres que se impusieron en plena crisis migratoria en 2015. Algunos países mantuvieron esos controles durante años, lo que el Parlamento ha criticado por no considerarlo justificado. "Si no conseguimos restaurar la integridad de Schengen, pondremos gravemente en peligro el proyecto europeo", afirmó. Por eso, los diputados al Parlamento Europeo quieren asegurarse de que cualquier control de las fronteras interiores en el futuro sea algo verdaderamente excepcional y esté muy limitado en el tiempo.

La comisión de Libertades Civiles está preparando una resolución sobre la situación en el espacio Schengen, cuya votación en sesión plenaria está prevista para junio.

Más información sobre cómo el Parlamento está reforzando el sistema de Schengen y mejorando la seguridad de las fronteras.

 

Fuente: Parlamento Europeo

Compartir

  • Twitter
  • Facebook
  • LinkedIn