Saltar al menú principal
Saltar al contenido
  • Cultura
  • 10/01/2012

Año Europeo del Envejecimiento Activo y la Solidaridad Intergeneracional

2012, una magnífica ocasión para recordar a nuestros mayores. Una generación que en la Europa de los 27 representa más del 22% de población y que para 2050 será del 41%. Todo un reto que debe hacernos reflexionar sobre su potencial y la necesidad de combinar envejecimiento activo con solidaridad intergeneracional.


El Año Europeo del Envejecimiento Activo y la Solidaridad Intergeneracional quiere concienciar sobre los distintos problemas y animar a los diferentes colectivos a emprender actuaciones destinadas al fomento de la participación, la transmisión de experiencias y el aprendizaje continuo de un sector poblacional que va en aumento.

Es por tanto necesario que nuestros mayores permanezcan en el mercado laboral el mayor tiempo posible y compartan una experiencia con la que construir y educar a las generaciones futuras. Seguir ejerciendo un papel activo en la sociedad y asegurar una calidad de vida satisfactoria y saludable.

Para esta empresa es necesario innovar, innovar ante los retos económicos y los desafíos sociales que atraviesa Europa a través de una reforma del mercado laboral que ayude a una paulatina reposición generacional en el mercado y fomentar las políticas encaminadas a luchar contra todo tipo de discriminación logrando una situación más justa y sostenible para todas las edades.

El reto: mejorar las oportunidades de envejecer activamente y procurar el fomento de una vida independiente actuando en ámbitos como los servicios sociales, la sanidad, el deporte, la formación, el voluntariado, la vivienda, los sistemas telemáticos o el transporte.

Como decía Miguel de Unamuno: Jamás un hombre es demasiado viejo para recomenzar su vida y no hemos de buscar que lo que fue le impida ser lo que es o lo que será.

Compartir

  • Twitter
  • Facebook
  • LinkedIn