Saltar al menú principal
Saltar al contenido
  • Medio Ambiente y Energía
  • 05/02/2020

Agua potable limpia y segura: el Consejo aprueba un acuerdo provisional que actualiza las normas de calidad

Con las nuevas normas se actualizan los requisitos de calidad que debe cumplir el agua potable y se introduce un enfoque de rentabilidad basado en el riesgo para el control de la calidad del agua

 

La UE quiere garantizar que sea seguro beber agua del grifo en toda la Unión Europea. Los representantes permanentes de los Estados miembros, reunidos en el Comité de Representantes Permanentes del Consejo (Coreper) han confirmado el acuerdo provisional alcanzado con el Parlamento Europeo el 18 de diciembre de 2019 sobre una propuesta de revisión de la Directiva sobre el agua potable. El refrendo de hoy allana el camino para la adopción final.

"Nuestro mensaje a los ciudadanos es claro: beber agua del grifo es totalmente seguro en toda la UE. El acuerdo que hemos alcanzado hoy redundará en una mayor calidad del agua del grifo. Es una muy buena noticia para todos los europeos. Me complace que los Estados miembros hayan aprobado hoy este acuerdo". Tomislav Ćorić, ministro de Medio Ambiente y Energía de Croacia.

Con las nuevas normas se actualizan los requisitos de calidad que debe cumplir el agua potable y se introduce un enfoque de rentabilidad basado en el riesgo para el control de la calidad del agua. Las normas actualizadas establecen también requisitos mínimos de higiene para los materiales que están en contacto con el agua potable, como las tuberías. El objetivo es mejorar la calidad de esos materiales, con el fin de garantizar la protección de la salud humana y evitar la contaminación del agua.

La Directiva actualizada aborda la creciente preocupación por los efectos de los alteradores endocrinos, los productos farmacéuticos y los microplásticos en la salud humana, mediante la introducción de un mecanismo de lista de alerta. La lista de alerta permitirá a la UE supervisar, de manera dinámica y flexible, los nuevos conocimientos sobre estas sustancias y sus efectos para la salud humana. El beta-estradiol y el nonilfenol se incluirán en la primera lista de alerta debido a sus propiedades de alteración endocrina. La primera lista de alerta se adoptará en el plazo de un año desde la entrada en vigor de la Directiva. El alterador endocrino del Bisfenol A se añade directamente a esta Directiva, con un valor paramétrico basado en la salud de 2,5 μg/l.

Los Estados miembros se están esforzando actualmente por mejorar el acceso al agua potable. Con el fin de promover el uso del agua corriente, los Estados miembros garantizarán que se instalen en espacios públicos equipos exteriores e interiores, como grifos o fuentes de agua, cuando sea técnicamente viable y teniendo en cuenta las condiciones locales específicas, como el clima y la geografía. Además, los Estados miembros pueden optar voluntariamente por adoptar nuevas medidas para promover el uso del agua del grifo, como lanzar campañas de información para los ciudadanos o fomentar el suministro gratuito de agua del grifo o por una cuota por servicio baja en restaurantes, cantinas y servicios de comidas.

Además, los Estados miembros tendrán que garantizar que los consumidores puedan acceder a la información sobre la calidad de su agua potable. Los Estados miembros también tomarán las medidas que consideren necesarias y adecuadas para mejorar o mantener el acceso al agua para todos los ciudadanos.

Antecedentes y siguientes etapas

El objetivo fundamental de la propuesta de refundición es velar por un elevado nivel de protección del medio ambiente y la salud humana ante los efectos adversos de un agua potable contaminada. La revisión de la normativa también es el resultado directo de la iniciativa «Right2Water» («Derecho al agua»), la primera Iniciativa Ciudadana Europea que logra prosperar. La Comisión adoptó la propuesta de refundición de la Directiva sobre el agua potable el 1 de febrero de 2018. El Consejo adoptó una orientación general sobre la propuesta el 5 de marzo de 2019. A continuación, se mantuvieron negociaciones entre los colegisladores. El 18 de diciembre de 2019, el Consejo y el Parlamento Europeo alcanzaron un acuerdo provisional. Al haber confirmado hoy el acuerdo los embajadores de los Estados miembros de la UE, se allana el camino para la adopción final.

Está previsto que la Comisión de Medio Ambiente, Salud Pública y Seguridad Alimentaria (ENVI) del Parlamento Europeo vote el acuerdo transaccional el 18 de febrero de 2020. A continuación, el presidente de la Comisión ENVI dirigirá una carta a la Presidencia confirmando que, si el Consejo aprueba este texto en primera lectura, tras su revisión por los juristas-lingüistas, el Parlamento aprobará en segunda lectura la posición del Consejo.

Antes de esto, la confirmación del acuerdo político se presentará en la sesión del Consejo de Medio Ambiente del 5 de marzo de 2020, tras la traducción del texto en todas las lenguas oficiales.

La presente Directiva entrará en vigor a los veinte días de su publicación en el Diario Oficial de la Unión Europea.

Compartir

  • Twitter
  • Facebook
  • LinkedIn