Saltar al menú principal
Saltar al contenido
  • Relaciones Exteriores
  • 27/01/2012

Acuerdo Agrícola entre Rabat y la Unión Europea

Ayer, la Comisión de Comercio Internacional del Parlamento Europeo dio su visto bueno a la renovación del acuerdo agrícola con Marruecos. Unas concesiones comunitarias que afectan especialmente a las producciones hortofrutícolas y dentro de estas al tomate, producto extremadamente sensible para nuestro país. “Desequilibrado” ha sido la consideración sobre el mismo, manifestada por el Ministro de Agricultura, Miguel Arias Cañete.

La aprobación de la renovación del nuevo Acuerdo Agrícola con Marruecos viene a socavar los intereses agrícolas de nuestro país y especialmente de las Comunidades Autónomas de Andalucía y Valencia, la Región de Murcia y las Islas Canarias. Dónde se espera que la bajada de los precios merme la competitividad de nuestro sector.

Una situación de por sí paradójica teniendo en cuenta que España ha sido y es el artífice del acercamiento de la Unión Europea a Rabat y al mismo tiempo el país miembro de la Unión sobre el que mayor repercusión tendrá la renovación del Acuerdo.

El proceso parece estar superando todos los avatares, desde la oposición de los eurodiputados españoles hasta una mediatización política del mismo dónde el tema del Sáhara Occidental o la distribución de las producciones agrícolas entre la sociedad marroquí no pasan desapercibidas. A este malestar se suma la no renovación del acuerdo pesquero con Marruecos que ya ha dejado sin faenar a una cuarentena de barcos andaluces y ha mermado los ingresos de este sector.

La decisión de la Comisión de Comercio Internacional del Parlamento, todavía no es firme, ya que requiere de la ratificación del Acuerdo Comercial por parte del pleno de la Eurocámara, previsto para el 15 de febrero.

 

Compartir

  • Twitter
  • Facebook
  • LinkedIn