Saltar al menú principal
Saltar al contenido
  • Economía
  • 02/03/2012

¿Es compatible crecer con recortar el gasto público?

¿Son suficientes los ajustes del gasto público para salir de esta crisis, la más profunda desde la Gran Depresión?




¿Qué es más urgente: impulsar el crecimiento a costa de retrasar la reducción del déficit o recortar el gasto público lo antes posible, aunque nos cueste una nueva recesión? ¿Son compatibles ambas cosas?

Estas preguntas se han convertido en el eje del debate económico tanto en Europa como en EEUU. Sobre todo porque las recetas aplicadas en las dos orillas del Atlántico son diferentes. La Administración de Barack Obama apuesta por los estímulos y por recuperar cuanto antes el crecimiento y la creación de empleo, y plantea un calendario más relajado para rebajar el déficit. Por el contrario, desde que estalló la crisis griega, Europa, con Alemania a la cabeza, se ha concentrado en los ajustes del gasto público.                       

Berlín insiste en que la confianza es clave para reactivar la economía y en que ésta pasa por reducir el gasto de los Estados hasta niveles sostenibles. Las diferencias alcanzan también a la actuación de los bancos centrales, mucho más activa y heterodoxa la Reserva Federal de EEUU y más tímido y preocupado de la inflación el Banco Central Europeo (BCE).

El debate se ha trasladado ahora al seno de la Unión Europea (UE). El 20 de febrero, doce países comunitarios, entre ellos Reino Unido, Italia y España, enviaron una carta a los presidentes de la Comisión Europea (CE), José Manuel Durao Barroso, y del Consejo Europeo, Herman Van Rompuy, en la que plantean propuestas para promover el crecimiento económico.
Entre las ideas recogidas en el documento destacan el desarrollo del mercado único europeo, especialmente en el sector de los servicios, la creación de un verdadero mercado energético, el compromiso con la innovación y el reforzamiento del sector financiero.

Aunque la carta no está firmada por Alemania y Francia, los impulsores de la misiva han evitado por todos los medios que esta iniciativa se interprete como la creación de un frente común contra Berlín y París.

Otra derivada, no menos importante, de este debate es la posibilidad de que la CE flexibilice los objetivos de déficit para no ahogar a las economías de algunos países, entre ellos España.

Con las cartas encima de la mesa, los mercados esperan el próximo paso.








La publicación de esta información se enmarca dentro del acuerdo entre la Secretaría de Estado para la UE y la Comisión Europea para realizar acciones de comunicación  sobre la Unión Europea.
 
¿Hablamos de Europa?
www.hablamosdeeuropa.es
 
¿Quieres tener toda la información europea en tu móvil? Descarga las aplicaciones:
http://ec.europa.eu/spain/aplicaciones-para-iphone-android_es.htm
 

Compartir

  • Twitter
  • Facebook
  • LinkedIn