Saltar al menú principal
Saltar al contenido

Cuéntanos tu experiencia

Volver a la lista de experiencias
 /ExperienciasImages/2016/12/07/858e2254-1f41-4d23-a3ca-e77c8fa8acbe.jpg

EL PUNTO LIMPIO DE VILLAMARTIN DENUNCIA PÚBLICA El 4 de noviembre de 2014, el abajo firmante declaró lo siguiente en el “Libro de Sugerencias y Reclamaciones” de la Junta de Andalucía: “por la presente, informo a la Consejería de Medio Ambiente y Ordenación del Territorio que los datos que figuran en el listado de 2013 de puntos limpios fijos de Andalucía, entre los que figura el construido en Villamartín (Cádiz), no se corresponden con la realidad de este servicio público en dicha localidad gaditana; ya que el citado Punto Limpio no se encuentra prestando el servicio para el que fue creado, el tratamiento de los residuos sólidos urbanos de la mencionada Villa, y se encuentra en un pésimo estado de abandono, estando derribado en buena parte de sus instalaciones. Solicito a la Junta de Andalucía realice una inspección en el referido Punto Limpio de Villamartín e imponga, a las administraciones y/o particulares competentes, las sanciones oportunas. A la vez, solicito se realicen las gestiones necesarias por esa Administración Autonómica para la puesta en funcionamiento del Punto Limpio de Villamartín”. Ver documento adjunto. Transcurridos más de dos años desde la presentación de la citada declaración, el Punto Limpio de Villamartín continúa en un estado lamentable, sin que las Administraciones Públicas competentes se interesen por poner en valor esta infraestructura medioambiental. Las fotografías que se adjuntan del Punto Limpio de Villamartín son una prueba irrefutable del abandono total de las instalaciones y de la dejación de funciones de la Junta de Andalucía, de la Diputación de Cádiz y del Ayuntamiento de Villamartín. En las citadas fotografías se observa claramente desde el abandono de las instalaciones, hasta la inversión realizada (294.882, 82 euros) recogida en el panel informativo de la Junta de Andalucía en el que consta que este proyecto ha sido cofinanciado en un 80% (235.906,256 euros) por el Fondo de Cohesión de la Unión Europea. El Tribunal de Cuentas Europeo es el representante de los contribuyentes, encargado de comprobar que la Unión Europea invierte su dinero siguiendo las normas presupuestarias y para los objetivos a los que está destinado. Algunos ven el Tribunal como la “conciencia financiera” de la Unión, otros como el “guardián” de su dinero. En cualquier caso, es el garante de que se respetarán ciertos principios morales administrativos y contables. Los informes del Tribunal son una rica fuente de información en cuanto a la gestión de las finanzas de la Unión y un elemento de presión sobre las instituciones y los responsables administrativos para gestionarlas adecuadamente. La función del Tribunal, llevada a cabo con absoluta independencia, representa una contribución vital para la transparencia de la Unión. El examen objetivo garantiza al contribuyente que los fondos de la Unión se gestionan de forma responsable, garantía imprescindible dado el incremento del gasto en los últimos años en una gama creciente de políticas. Toda institución y organismo con acceso a los fondos de la Unión es objeto de examen y debe facilitar al Tribunal de Cuentas toda la información y documentos que éste necesite. No sólo las instituciones comunitarias están en su punto de mira, también las administraciones nacionales, regionales y locales que manejan fondos comunitarios deben convencer al Tribunal de que todo está en orden; así como todos los receptores de la ayuda comunitaria, dentro y fuera de la Unión. El Tribunal facilita al Parlamento Europeo y al Consejo de la Unión una declaración de fiabilidad, que garantiza la exactitud de las cuentas y la regularidad y legalidad de las operaciones correspondientes. La declaración de fiabilidad es la declaración formal para los contribuyentes de que su dinero ha sido invertido donde se había previsto y para los objetivos que se pretendían. En otro panel informativo, situado a la entrada del Punto Limpio, y en el que faltan los horarios de atención al público, consta que los servicios de recogida de residuos sólidos urbanos que se deberían estar prestando son los siguientes: repuestos, aceite de cocina, R.A.E.E., textil, envases de plástico, escombros y cristales industriales, multirrecogida, disolventes, pinturas, baterías, fluorescentes, papel y cartón, vidrio, briks, radiografías y fotografías, pilas, latas, metales, fármacos, mobiliario y madera, electrodomésticos, poda y jardinería, aceite de motor, aerosoles, plástico… acceso usuarios y acceso camiones. No es fácil comprender como la Junta de Andalucía, la Diputación de Cádiz y el Ayuntamiento de Villamartín, disponiendo de las instalaciones necesarias para hacerlo, no realizan una gestión adecuada de los residuos sólidos urbanos. En este pueblo no funciona una instalación básica para que una sociedad avanzada mantenga una tónica de desarrollo equilibrado y genere empleo. Lo que si hacen el Ayuntamiento de Villamartín y la Diputación de Cádiz es crear impuestos para aumentar la carga fiscal de los contribuyentes de la Villa. Así desde hace más de tres años los vecinos deben abonar una tasa para el tratamiento de R.S.U. por la empresa pública de la Mancomunidad de Municipios BASICA (Basuras Sierra de Cádiz). El artículo 25.2.1) de la Ley 7/1985, de 2 de abril, Reguladora de las Bases de Régimen Local recoge que “el Municipio ejercerá en todo caso competencias, en los términos de la legislación del Estado y de las Comunidades Autónomas, en materia de suministro de agua y alumbrado público, servicios de limpieza viaria, de recogida y tratamiento de residuos, alcantarillado y aguas residuales”. Los resultados conseguidos hasta ahora –ninguno- con el Punto Limpio de Villamartín no han sido positivos para la calidad de vida de las personas. El Ayuntamiento de este pueblo sabe que uno de los mayores problemas con que se enfrenta la sociedad actual es el hacer frente a una serie de subproductos derivados de su propio comportamiento; destacando entre estos la generación creciente de residuos y desechos. En consecuencia, las autoridades competentes autonómicas, provinciales y locales tienen que adoptar una solución razonable a este problema, para conseguir un equilibrio entre desarrollo y medio ambiente. El artículo 198 del nuevo estatuto de Autonomía para Andalucía contempla que “corresponde a la Junta de Andalucía la planificación, supervisión y control de la gestión de los residuos urbanos e industriales. Se adoptarán los medios necesarios tanto para asegurar el cumplimiento de las normas como de las medidas para la reducción, reciclaje y reutilización de los residuos”. De los diversos residuos que se producen, los residuos sólidos urbanos tienen una especial importancia debido a la considerable cantidad que se generan diariamente. Su acumulación origina formas de contaminación diversas en nuestro término municipal, como son la agresión constante a la estética del entorno, así como la ocupación desordenada del suelo. Además pueden transferir contaminación a otros medios: aguas subterráneas, atmósfera, proliferación de insectos y roedores, pudiendo llegar en casos extremos a transmisión de enfermedades, etc. Todas estas circunstancias son las que llevan al abajo firmante a presentar la presente denuncia pública contra la Junta de Andalucía, la Diputación de Cádiz y el Ayuntamiento de Villamartín. Villamartín (Sierra de Cádiz), a 5 de diciembre de 2016. Fdo.- Francisco José Iriarte Pérez. D.N.I. nº 25577392N

Compartir

  • Twitter
  • Facebook
  • LinkedIn